Publicidad
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Síguenos
Sábado, 20 de diciembre de 2014. Madrid: 11:19 h
hechosdehoy.com

Síguenos:  Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter RSS

  Buscar
Suscríbete gratis
Especiales Tecnología  Redes   |   Tecnología personal   Especiales Ocio y Cultura  Viajes   |   Videojuegos   |   Madrid-Toledo-Barcelona + AVE
Especiales Salud  Innovación farmacéutica   |   Investigación médica   |   Psicología   |   Los retos del Alzheimer
  Comunidad de blogueros

Con ojos de Navidad: la mirada revelada en los ojos de aquel jugador de golf

Era la noche anterior a la Navidad. Hacía poco que el sol había abandonado el horizonte tras las nubes marengo. Peter fue uno de los últimos en abandonar el Bar Artesian del Langham Hotel.

EXTRAÑOS COLORES
José Ángel Domínguez Calatayud / Actualizado 15 diciembre 2014 Ampliar el textoReducir el textoImprimir este artículoCorregir este artículoEnviar a un amigo
Como todos los años, él y sus colegas del Brentwood Golf Club celebraban una copa de Navidad después de un partido, cuando el tiempo la permitía. Esa mañana, también en eso, había sido fantástica: había ganado por dos golpes. Ahora, mientras en el repleto local apenas podía escucharse el Número 1 de las listas - Thinking out loud de Ed Sheeran – él también se puso a pensar en voz alta: “¿qué sentido tiene la vida?...si supiéramos que significa todo este ajetreo”, se dijo mirando las bolas de cristal, el abeto artificial del fondo y la risa blanca de una chica de la pandilla latina del fondo.
 
Cogió el abrigo y, para ponérselo, dejó sus gafas de astigmático sobre la barra. La calle tenía ese bullicio repleto de voces, bolsas y prisas tan propio de aquellas fechas. Amaba Londres en esos días.
 
Ya había andado decenas de metros cuando volvió a ponerse la gafas sobre la nariz. Y de pronto toda la visión cambió por completo. No supo, en un primer instante que ocurría, pero su propia piel se mudó en ese tipo escalofrío del niño que entra en la atracción soñada y le invade la certeza de que lo real es muy superior a lo soñado. Se quedó paralizado tropezando con algún transeúnte. Poco a poco se puso en movimiento y fue dándose cuenta de algunos detalles.
 
Por ejemplo percibió que aunque todo estaba igual la gente era muy diferente. La forma de las cosas permanecía invariable: taxis, edificios, escaparates, la cabina de teléfono tan londinense y los paquetes de regalos. Sí: las cosas tenían la dimensión y color habituales.
 
Pero no así la gente. Un halo de luz envolvía cada persona. ¿O era al revés y cada persona envolvía a su propia luz diferente? Todo se llenó de personas de colores. No era la misma luz en todos; de eso sí se dio cuenta. Los había con mayor tonalidad en un color o en otro. Y al rozarse o cuando pasaban muy cerca los unos de los otros parecían adoptar algo del color del otro.
 
Eran difíciles de clasificar, pero le pareció que en unos predominaba el azul, en otros el amarillo y en otros el rojo. Anduvo como entre nubes en dirección norte durante un cuarto de hora.
 
Frente a una tienda de libros, con cuentos infantiles en el escaparate, había una madre con su niño pequeño de la mano. Ella emitía un ligero resplandor rojo con algo de luz amarilla por las sienes. Pero Peter, ni con su mejor intuición de artista, podría haber dado una definición sobre el color del pequeño; de hecho no era capaz de expresar si era un color, eran varios o eran todos. Pero estando tan cerca de él, a sólo unos pasos, se emocionó como si todo lo que tiene algún valor y dignidad le penetrase por cada poro.
 
Peter no podía quitar los ojos de la escena entrañable, pero un peatón a su paso le tocó el abrigo dejando en su apresurada e indiferente marcha un rastro de frío algo más que físico. Se volvió a mirarlo alejarse y vio la nuca y la espalda de un ser sin color. No era gris, ni siquiera negro, sino con la falta de luz tan propia de un ejercicio de dibujo lineal, algo que helaba no porque despidiese frío, sino más bien porque no emitía nada, era como un agujero negro andante que en su órbita urbana robase toda vida, color y pasión.

Impotencia y angustia 
 
Peter se quedó con ese grado de turbación próximo al pavor. Había otras chicas y chicos que pasaban también desprovistas de color, y a su paso la gente palidecía en su azul, amarillo o rojo: parecía que perdiesen parte de su luminosidad predominante. La turbación, ese miedo oscuro que entenebrece el corazón de Peter le ahogaba de pena, tristeza, impotencia y angustia con la visión de aquellos seres oscurecidos. Tuvo tiempo aún para regalar al niño aquel un libro con una estrella en la portada. Lo vio salir de la librería con una sonrisa, un cuento en una mano y el calor rojo de la mano de su madre en la otra.
 
En medio de Marylebone Street, se quito la gafas y todo volvió a ser como siempre: con la carga de luz tenue de la noche inglesa, con la gente del color de toda la vida. Se quedó mirando las gafas y se dio cuenta de que, aunque parecidas, aquellas no eran las suyas. En los recodos de su mente transitaba un vago recuerdo tan inaprensible como una pesadilla lejana. Algo le decía que había visto gente de colores primarios, pero era incapaz de recordar a nadie.

El enigmático caballero
 
Se dio la vuelta hacia el Artesian en busca de sus gafas. Temía haberlas perdido o que alguien las hubiese pisado. Preguntó al barman. Miró cerca de la mesa que habían ocupado él y sus compañeros de golf. Se dio la vuelta y se agachó cerca de la barra. Nada. Al levantar la cabeza vio un rostro manso y amable sobre un traje bien cortado que le sonría con algo de divertida alegría en sus ojos claros.
 
.- ¿Esto es suyo?, señor – le preguntó el caballero mostrando su par de gafas.
.- ¡Oh! ¡Sí que son mías!: muchas gracias.
.- Se ve que al salir se llevó las mías de la barra – le dijo aquel caballero tomando sus gafas y devolviendo a Peter las suyas.
.- Así debió ser. Perdone por mi error – se disculpó Peter.
.- Bah! No hay nada que perdonar. En realidad no es inusual que a las personas les parezcan errores acciones que son aciertos – replicó enigmático el caballero del traje bien cortado.
.- De todos modos esas tienen unas lentes muy extrañas ¿no es así? – indagó Peter.
.- Según se mire, amigo. A mi me parecen inmejorables.
.- Bueno… la gente era de color azul, amarillo o rojo. O al menos así me lo parecía – insistió Peter.
.- No se lo parecía simplemente: eso es así.- Le dijo el caballero dirigiendo una mirada cálida a Peter – Si no tiene prisa tomamos un cóctel y le cuento algo. Yo tengo una eternidad… oficialmente me hospedo aquí mismo, en el Langham Hotel.
 
Los dos hombres se sentaron en uno de esos sofás purpura de aquel espacio de vanguardia diseñado por David Collins.
Entonces, el caballero le dibujó la estrecha línea que separa hechos y realidad. Y supo que aquel tipo de gafas las emplean caballeros como él, para distinguir las necesidades serias de unos y otros.
 
.- Pero, ¿qué colores son esos? Y, ¿por qué yo no lo veo normalmente? –interrogó Peter.
.- Empecemos por los colores: la plenitud sólo reside en el inocente. Esos colores expresan el dominio de la plenitud o la mayor presencia o ausencia de sus componentes: azul para la verdad; amarillo para la bondad y rojo para belleza.
.- Jajaja: yo nunca seré de color rojo – se rió Peter, consciente de sus limitaciones estéticas.
.- No ese tipo de belleza, sino la del corazón – respondió con simpatía el caballero del traje bien cortado -.

Y ahora vamos a la otra cuestión: cómo ver los colores sin estas gafas: los seres humanos no ven los colores esenciales porque se detienen en las impresiones superficiales: prefieren los datos a la verdad; el gesto educado a la bondad, y por no atreverse a la honda belleza se deslizan por la superficie de los sentidos. Amigo, ciertamente son los hechos los que no les dejan ver la realidad. Las gafas que se ha puesto le han abierto literalmente a usted los ojos.
.- Y ¿esas mujeres y hombres sin color definido? – inquirió Peter.

Preso de las apariencias
 
Algo que podía ser un gesto de triste seriedad eclipsó por un momento la sonrisa del caballero.
.- ¡Eran los servidores del padre de la Tristeza! Usted vio a los invisibles: a los sembradores de mentiras, de maldad y de fealdad que enturbian las miradas: le rozó el mal, que existe y es personal. Pero su pregunta me obliga a hacerle una: usted, ¿qué va a hacer ahora que ya tiene este principio de sabiduría?
.- ¡Oh! Déjeme sus gafas y haré que todos sean bellos, buenos, veraces.
.- Estas gafas no le dan ese poder. En realidad, con ellas tendría entendimiento para saber cómo es cada quien, pero no voluntad para tan gran misión: frenarían su noble ímpetu el frío del mal y el agobio de la inmensa tarea.
.- Y ¿sin ellas? – insistió Peter.
.- Sin ellas no hay memoria para conocer quién necesita más veracidad, bondad o belleza. Estaría como ahora preso de las apariencias - le confirmó el caballero.
 
.- Entonces…
.- Entonces… entonces hay algo que está a su entero alcance: en vez de mirar como son los otros por dentro, ilumine su interior con el fuego de la verdad, con la brasa de la bondad y la calidad brisa de la belleza de su corazón. El roce de su propio calor luminoso hará el resto sin engordar feamente su ego. ¿No vio cómo al tocarse y al hablarse unos pasaban parte de su luz a los otros? Usted regaló un libro al esplendor de un niño vulnerable…
.- Sí. Pero no sé ni por donde empezar – musitó Peter.
.- Podría empezar por acercarse al Nido de paja donde nació toda inocencia y plenitud: mírelo con ojos de Navidad, de hermosa Navidad; sacrificada Navidad, auténtica Navidad.
.- Claro – concluyó para sí mismo Peter al ver salir por la puerta al caballero del traje bien cortado -: no a todos, pero, como el crío del escaparate, puedo trabajar mínimos colores eternos que iluminen a los que pasan tan cerca.
 

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google Compartir en Yahoo Compartir en Google Reader

Volver arribaVolver arriba


 Comentarios

Recuerde que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
Comentar
Comentario
Título (obligatorio)
Nombre (obligatorio)
E-mail (obligatorio)
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen inferior
     
Acepto la cláusula de privacidad
Normas de uso:

Esta es la opinión de los internautas, no de HechosdeHoy.com

No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes (tanto españolas como internacionales) o que sean injuriantes.

Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tono y de tema.
Un toque navideño de Artesian Bar en Londres. (Foto: FB)
Noticias relacionadas:

El hombre que vendió sus palos de golf

La mujer que encontró su Belén en el Hoyo 19 del Wimbledon Golf Club

Lecciones de valor y superación con Olazábal, Jiménez y Garrido en el Lacoste Promesas

Qué consejos están permitidos y cuales prohibidos en un golf decente

Publicidad
Publicidad
José Ángel Domínguez Calatayud
Golf & Manners
Lecciones de valor y superación con Olazábal, Jiménez y Garrido en el Lacoste Promesas PARA QUE VUELES ALTO

Lecciones de valor y superación con Olazábal, Jiménez y Garrido en el Lacoste Promesas

En Sudáfrica gana un inglés y los amateurs preparan sus compras de equipo Y EL VETERANO LUKE DONALD

En Sudáfrica gana un inglés y los amateurs preparan sus compras de equipo

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Lo más Leído
Android 5.1 Lollipop fulmina a Android 5.0 Lollipop tras el descontento de Google EN FEBRERO

Android 5.1 Lollipop fulmina a Android 5.0 Lollipop tras el descontento de Google

Android 5.0 Lollipop se hace esperar en los Sony Xperia Z3 y Sony Xperia Z2 SIN SORPRESAS

Android 5.0 Lollipop se hace esperar en los Sony Xperia Z3 y Sony Xperia Z2

El FBI acusa a Corea del Norte del ciberataque a Sony por "The Interview" SEGURIDAD NACIONAL

El FBI acusa a Corea del Norte del ciberataque a Sony por "The Interview"

Publicidad
Lo más compartido
Los misterios de la grasa que se pierde al adelgazar y su transformación en aire

CREENCIAS EQUIVOCADAS

Los misterios de la grasa que se pierde al adelgazar y su transformación en aire

Cuentos originales y de todos los tiempos en el Bosque de Fantasías

OCIO EDUCATIVO

Cuentos originales y de todos los tiempos en el Bosque de Fantasías

Síguenos Síguenos en tu Smartphone Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Blogs on fire
Aldo Yero Mosteiro, mi tío el desempleado de Paradero de Camarones EL SILLÓN VACÍO

Aldo Yero Mosteiro, mi tío el desempleado de Paradero de Camarones

Serpiente loca, Custer y Little Big Horn, y mi doble y el bloqueo de Facebook UN LABERINTO

Serpiente loca, Custer y Little Big Horn, y mi doble y el bloqueo de Facebook

La forma de la hoja, un punto determinante a la hora de elegir una cucharilla PEQUEÑA GUÍA

La forma de la hoja, un punto determinante a la hora de elegir una cucharilla

HH Visual Las imágenes más vistas Lo más leído Los últimos blogs
Archivo general
DICIEMBRE 2014
Con ojos de Navidad: la mirada revelada en los ojos de aquel jugador de golf
Lecciones de valor y superación con Olazábal, Jiménez y Garrido en el Lacoste Promesas
En Sudáfrica gana un inglés y los amateurs preparan sus compras de equipo
Volver con el swing marchito: Tiger Woods en busca de sus sensaciones
NOVIEMBRE 2014
Qué consejos están permitidos y cuales prohibidos en un golf decente
El golf no es para robots: preguntas sobre lo que le pasa al profesional español
Rafael Cabrera Bello a punto de ganar en Dubai, donde Henrik Stenson revalidó su triunfo
Ese horrible lugar donde los pájaros están crudos o aves por el campo de golf
Rutina, ritmo y actitud: claves de un tuit de Jon Rahm, joven vasco debutante en la PGA
Bubba Watson vence en el WGC-HSBC Champions con un eagle espectacular
Dar trigo: la II Muestra de Golf iniciativa de Mulligan en Sevilla
El equipo europeo de Ryder Cup, sólo por el honor y la gloria del continente
...ver posts de otros meses
 
Publicidad
Faq/Enlaces Mapa web El Tiempo en el Mundo El Tiempo en España El Tiempo en República Dominicana El Tiempo en EE.UU. Callejero Internacional El tráfico en España Traductor Diccionario
Publicidad
© 2014 Media, Marketing & Web S.L. Publicación controlada por Google Analytics Publicidad  |  Aviso Legal  |  Política de privacidad
<--!Vídeos publi que apafecen dentro del cuerpo de la noticia-->