hechosdehoy.com
Internacional

AGRESIÓN HÍBRIDA

Alarma de Michel, Von der Leyen y Merkel por el ataque de Bielorrusia



Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, viajó a Varsovia. Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, y Angela Merkel, canciller de Alemania, denuncian el "ataque híbrido" a la Unión Europea y llaman a Vladimir Putin a su presión sobre Bielorrusia.



Hechos de Hoy / Mario M. García / Actualizado 11 noviembre 2021



Una crisis endiablada creada por Aleksandr Lukashenko de trasladar emigrantes de Oriente Medio a Minsk, la capital de Bielorrusia. El segundo paso es su viaje en un convoy militar a las fronteras con Letonia, Lituania y Polonia.

Desde allí les instan a cruzar la fronteras. Esta vez no han intervenido negreros ni cayucos. Una estrategia fabricada por los servicios secretos de Bielorrusia para crear una crisis migratoria masiva sobre Polonia especialmente. Es lo que los expertos han calificado como un auténtico "ataque híbrido" contra la Unión Europea

Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, viajó a Varsovia para estudiar la situación en directo con el primer ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki.

A la vez Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, y Angela Merkel, canciller de Alemania, han pedido a Vladimir Putin su presión sobre Aleksandr Lukashenko para que cese esta agresión. 

Una explosiva crisis en Europa estre Este y Oeste con el epicentro en la dictadura de Bielorrusia que apoya y consiente la Rusia de Vladimir Putin.



La Unión Europa ha acusado a Bielorrusia de llevar a cabo un "ataque híbrido" a través de su frontera con Polonia, Lituania y Letonia usando a los migrantes traídos desde Oriente Medio.

La Unión Europea ha anunciado más sanciones que se suman a las que ya están en vigor por las elecciones de 2020, consideradas fraudulentas, y la represión a la oposición. 

La Comisión Europea anunció a comienzo de esta semana la intención de intensificar los contactos con socios "clave" en la región de Oriente Medio para "poner fin a la instrumentalización sin escrúpulos" de migrantes. 

Los Veintisiete ultiman una nueva revisión de las sanciones que impone a Bielorrusia que ya estaban en marcha antes de este último pulso entre Bruselas y Minsk. Pero los Estados miembro exploran ir más allá, como ha pedido Polonia, para estudiar sanciones económicas más duras o medidas coercitivas también contra las aerolíneas que mantengan sus rutas a Minsk pese a todo.

La Comisión Europea considera vital cortar el tráfico aéreo entre Minsk y países terceros que son origen o tránsito de gran parte de los migrantes y demandantes de asilo que huyen de conflictos en la región de Oriente Medio.