hechosdehoy.com
Internacional

LARGO Y CRUCIAL VIERNES

Trece votos republicanos, la llave de una gran victoria de Biden en el Congreso



La jornada en el Congreso se extendió hasta caer la noche en Washington. Aprobado el proyecto de ley de infraestructura bipartidista en lo que ha sido una gran victoria de Joe Biden y Kamala Harris.



Hechos de Hoy / Arturo Vázquez / Actualizado 6 noviembre 2021



El Congreso aprobó el proyecto de ley de infraestructura bipartidista de 1,2 billones de dólares en lo que fue el respaldo a un pilar importante de la agenda nacional del presidente Joe Biden y la vicepresidenta Kamala Harris. Culminaron así meses de deliberaciones internas y divisiones en el Partido Demócrata.

La votación final fue 228-206. Trece republicanos votaron con la mayoría de los demócratas a favor del proyecto de ley, aunque seis demócratas votaron en contra.

El proyecto de ley ahora se dirige a la mesa del presidente para convertirse en ley después de horas de demoras y debates internos entre los demócratas el viernes, incluidas las llamadas de Joe Biden para persuadir a los miembros progresistas escépticos del caucus demócrata.

El proyecto  fue aprobada en el Senado en agosto en gran logro de Kamala Harris. Pero se estancó en la Cámara de Representantes  cuando los demócratas intentaron negociar un acuerdo sobre un paquete económico separado de 1,9 billonesde dólares, otro componente clave de la agenda de Biden que muchos demócratas habían vinculado al destino del proyecto de ley de infraestructura.

Supone, de forma masiva, nuevas inversiones federales en la infraestructura de Estados Unidos durante cinco años, incluyendo dinero para carreteras, puentes, transporte público, ferrocarriles, aeropuertos, puertos y vías fluviales

El paquete incluye una gran  inversión para mejorar la infraestructura de banda ancha del país e invierte decenas de miles de millones de dólares en mejorar la red eléctrica y los sistemas de agua. Se contrmpla también la construcción de una red nacional de cargadores de vehículos eléctricos.

Joe Biden llamó a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, justo antes de la medianoche para felicitarla por la aprobación del proyecto de ley de infraestructura según informó la CNN. En la llamada, Pelosi agradeció a Biden su ayuda para lograr el respaldo del Congreso.

Un viernes dramático con final feliz

La Cámara de Representantes aprobó el viernes por la noche el plan de infraestructuras de 1,2 billones de dólares impulsado por el presidente, Joe Biden. Fue una tarde noche dramática en el Congreso por las pugnas dentro del Partido Demócrata.

Finalmente el plan fue aprobado con 228 votos a favor y 206 en contra. Aunque los demócratas tienen mayoría en la Cámara Baja del Congreso, seis de sus congresistas, los más progresistas, se opusieron al texto, haciendo necesario el apoyo de 13 republicanos.

El desacuerdo entre demócratas tiene su origen en un pulso entre los dos extremos del partido sobre la aprobación de sus prioridades.

Los progresistas reclamaban que esta ley de infraestructura fuese sometida a voto a la vez que de la agenda social. El propio presidente se había comprometido pero los centristas se negaron.

Este pulso se ha alargado durante meses, con presiones continuas del liderazgo demócrata, de la Casa Blanca y del propio Biden a los dos sectores para que aprobasen su agenda. Algunos analistas han señalado a este caos como uno de los motivos del descalabro electoral demócrata en las elecciones del pasado martes, donde perdieron el cargo de gobernador de Virginia.

Todas estas presiones hicieron que la mayor parte del ala progresista accediera a aprobar el plan solo con el compromiso de los centristas que apoyarán el plan social en las próximas semanas.

El plan supone la mayor inyección de fondos en la red de ferrocarriles del país en medio siglo. El proyecto de ley destina fonfod para abordar los problemas en el suministro de agua, como el reemplazo de todas las tuberías de plomo, y contempla modernizar la red eléctrica.

Significa rehabilitar acequias, reformar puertos y aeropuertos y expandir el acceso a la banda ancha. Y pone su atención, además, en la lucha contra la crisis climática con una red de estaciones de recarga de vehículos eléctricos en Estados Unidos, una de las prioridades de Biden.

Este plan supone una respuesta a los incendios, sequías, la erosión de la costa y las olas de calor. Se trata de la mayor inversión en obras públicas en Estados Unidos en años.

Fue una tarde noche histórica con sucesivas llamadas desde el Congreso para una lluvia de pizzas. Un viernes que parecía interminable pero que acabó con final muy feliz para la Casa Blanca.