hechosdehoy.com
Comunidad de blogueros

FINDE NIUS

Josh Cavallo, el Metaverso de Zuckerberg, y el G-20 y Glasgow



Igual que nos obligan a pagar con tarjetas en vez de dinero, a usar los bancos online, y a tener nuestras empresas bien posicionadas en las redes sociales; van a lograr que si no estamos en el metaverso, no seamos nadie.



Luis Alberto Serrano / Actualizado 1 noviembre 2021

Josh Cavallo, valiente

El mundo del deporte, imcomprensiblemente en la época en la que estamos, todavía vive sumido en el medievo si, todavía, que tenemos que dar esta noticia como algo excepcional. Que un deportista se convierta en un icono por el simple hecho de emitir un reconocimiento público y evidenciar su homosexualidad, nos tiene que dar mucho que pensar a los demás.

Josh Cavallo, jugador del equipo de fútbol australiano Adelaida United, ha salido en todas las noticias del mundo por publicar un sincero y emotivo vídeo en el que se declara “muy feliz con su decisión de salir del armario”. Y, yo, desde mi columnita de opinión le aplaudo y espero que sirva de ejemplo.

Tampoco es que sea yo muy partidario de tener que salir en un medio a declarar tu condición sexual, que eso es una cosa privada que no nos “debería” importar a nadie, pero sí defiendo que no se esconda. Me gustaría, que igual que Iker Casillas le dio aquel famoso beso a Sara Carbonero en el Mundial de Sudáfrica, algún deportista pudiera salir a una cancha de la mano con su novio o novia sin que nadie le dé la más mínima importancia.

Y me iamgino que son tantos los deportistas que viven escondiéndose, que me da rabia que seamos la sociedad los que no les dejemos vivir la vida plena que ellos querrían. Bravo Joshua, porque con las grandes muestras de solidaridad que has tenido, has puesto un grano enorme para que se banalice, de una vez por todas, la condición sexual de los deportistas.

El Metaverso de Mark Zuckerberg

Primero, contar un poco (a ver si no me lio) lo que es el Metaverso. Pretende ser un mundo virtual tridimensional en el que tendremos unos dispositivos de realidad virtual para poder entrar en él. Ya lo hemos visto en el cine, por ejemplo, en Ready Player One, la peli premonitoria de mi maestro Steven Spielberg. Pues eso es lo que pretende crear Mark Zuckerberg con las plataformas de Facebook, uniendose a las de Google, Nvidia y Microsoft.

Como ven, todo el poder de esas empresas, concentrado en un nuevo universo paraelo a la realidad. Nos obligarán a meternos. Eso se lo aseguro. De la misma forma que nos están obligando a pagar con tarjetas en vez de dinero, a usar los bancos por internet, a suprimir las monedas por otras virtuales y a tener nuestras empresas bien posicionadas en las redes sociales para poder vender; van a conseguir que si no estamos dentro del metaverso, no seamos nadie.

Tampoco es que diga yo que esto sea malo del todo. Los grandes inventos, y quizás éste lo sea en el futuro, son rupturas con sus cosas buenas y malas. Siempre pongo el ejemplo del martillo: gracias a que tenemos martillos podemos clavar clavos que con las manos no podríamos; pero si no sabes usarlo bien, te machachas un dedo.

Eso mismo pasa con las redes sociales. Si las sabes usar, sacas rendimiento, pero si no, sufres sus devastadoras consecuencias. Yo vendí la primera edición de mi novela en 3 días gracias a una foto que puse en Facebook y que hizo que agotaran los libros con una inmediatez sorprendementemente inesperada. A eso me refiero.

En el metaverso vamos a poder organizar reuniones virtuales en los que seremos, cada uno de los individuos, un ávatar rodeado de las imagenes virtuales de los demas interactuantes. Podremos, además, jugar a juegos con gentes que no sabremos ni quienes son en realidad, ligar, organizar fiestas con los amigos sin salir de casa, y mil etcéteras que todavía ni se les ocurre a ellos para qué pueda servir.

Vamos, que seguiremos expectantes, porque esto no es una cosa que vaya a empezar mañana. Y no es que sea ni malo ni bueno, si no que sacará de nosotros lo que llevamos dentro, exponenciándolo. El que sea torpe se dará batacazos importantes y los más listos sacarán un rendimiento espectacular. Sean cautos, lo mismo que con las redes sociales actuales y no publiquen las cosas que no necesitan que se sepa.

La cumbre del G-20 y la de Glasgow

No sé si todos saben, que España no pertenece al G-20 (las 20 economías más potentes o emnergentes del mundo) pero que participa como invitado permanente. Vamos, que como buenos amigos. Este año se están reuniendo en la capital italiana: Roma.

Los debates, pues, como casi siempre, van en torno al cambio climático. Ese que muchos no ven pese a las innumerables evidencias. Realmente, lo pretendido en este punto del orden del día, que no es el único, es potenciar la Conferencia sobre Cambio Climático que se celebra desde este 1 de noviembre hasta el 14 en Glasgow (Escocia).

Evitar el calentamiento global debe ser imprescindible para evitar que la sequia provoque el hambre y la sed de algunos pueblos y los arrastre a las migraciones masivas que ya estamos experimentando o a guerras por el control de los recursos y de los territorios más fértiles. No es poco. Les pido, a los presidentes, cordura y anticiparse a los acontecimientos.

Otro de los debates de los que tomar soluciones son las vacunaciones en las naciones empobrecidas que no tienen para inmunizar a la población. Hay que ayudarles. España ha proporcionado 50 millones de dosis de la Covid para estos países para que su erradicación allá evite los contagios acá. Que egoísta ha resultado este solidario razonamiento, pero es que es imprescindible. Y es que, a los que vivimos en sociedades altamente industrializadas nos enseñan, día a día, a pensar así.
 

… Y mis recomendaciones

Anoche pude verlos en directo en la Gala “Va por ti, La Palma”. Amigos desde hace años, me enorgullezco de ellos y de su caracter solidario.

Les recomiendo su último síngle:
“1,7,2” de Última Llave