hechosdehoy.com
Editoriales

CRISIS DE DIGNIDAD

Puigdemont, la burla a España tras quedar de nuevo en libertad



El Tribunal de Apelación de Sassari no impone ninguna medida cautelar al expresidente prófugo, que podrá abandonar Italia. El juez de Cerdeña deja en libertad a Carles Puigdemont y le cita a comparecer el 4 de octubre.



Hechos de Hoy / Actualizado 24 septiembre 2021

Sorpresa mayúscula y escándalo en el caso Puigdemont:

1. Carles Puigdemont, expresidente de la Generalitat prófugo, acusado de levantamiento contra la Constitución y de malversación (robo) de fondos públicos, fue detenido dos veces en Alemania e Italia.

2. Su detención se ha basado en respuesta a la euroorden de detención a petición del Tribunal Supremo de España.

3. Pero no ha sido extraditado en lo que es un verdadero escándalo político que deja al desnudo los pilares del ordenamiento jurídico europeo.

4. En 2018 Alemania le transmitió a España que sólo podrían extraditarlo por el delito de malversación pero no por el de sedición vetando la extradición. En este caso, el juez Pablo Llarena, del Tribunal Supremo,  se equivocó no aceptando la entrega de Puigdemont por Alemania. Podría haber sido juzgado y condenado en España por malversación.

5. En las manos del juez Llarena estuvo entonces acabar con la fuga del prófugo y su activismo contra España en la Unión Europea.

6. Ahora un juez de Cerdeña ha dejado en libertad a Puigdemont citándolo para que se presente en su juzgado el 4 de octubre.

7. Obviamente, si Puigdemont regresa a su bastión de Waterloo, este episodio se habrá zanjado.

8. La reacción del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez podría (y debería) haber sido diferente.

a) Es evidente que no quiere que nada ponga en peligro su plan de negociación secreta con Esquerra Republicana (ERC).

b) Pero la dignidad de España, y de un gobierno democrático, debería haberse traducido en una rebelión contra la bofetada europea.

9. España debe dar el paso de anunciar a la Unión Europea que no aceptará más euroórdenes de ningún otro país.

10. Es decir, que España no debe detener y extraditar a capos y mafiosos como ha pedido a veces Italia, Debe exigir a Italia, Alemania, Francia y Bélgica que actúen con España con la misma lealtad jurídica que practica nuestro país.

11. Asunto zanjado. Sánchez y Aragonés quieren que Puigdemont siga cómodamente afincado en Waterloo. La Moncloa no quiere una crisis con JxC y la CUP, ni tampoco la ruptura con la Generalitat y mucho menos el fin de la mesa de negociación y un nuevo pacto con los Presupuestos.

12. Un Puigdemont preso y condenado activaría la crisis que Sánchez apagó con los indultos. El indulto de Sánchez a quienes se levantaron contra la Constitución ha arruinado muchas reputaciones y creado desconcierto. Un precio que de nuevo se ha pagado, con sonrojo y vergüenza, en este nuevo patinazo de detención y libertad.