hechosdehoy.com
España

LA MEDIACIÓN DE PARÍS

Marruecos exigió el cese de la ministra de Exteriores, Arancha González Laya



La situación entre España y Marruecos entró en su peor escenario. Pedro Sánchez cesó a la ministra de Exteriores y llamó al embajador de España en París con la misión de crear un nuevo entorno de confianza con Mohamed VI y Joe Biden.



Hechos de Hoy / Lola Paredes / Actualizado 10 julio 2021

Uno de los puntos centrales de la tercera crisis de Gobierno, amplia y profunda, se ha centrado en la destitución de la ministra de Exteriores, Arancha González Laya. Pedro Sánchez supo desde el primer momento en que se conoció la acogida en España de Brahim Gali (con sigilo, ocultismo y documentación falsa) del paso en falso que se había dado.

La decisión de Arancha González Laya de aceptar que el líder del Frente Polisario fuera tratado de la COVID-19 en Logroño abrió fuertes tensiones en el Gobierno. Para Marruecos, se pasó de la frialdad con el gobierno socialcomunista de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias a la ruptura de relaciones. Mohamed VI decidió la retirada de Madrid de la embajadora Karima Benyaich en un gesto insólito.

La presión sobre las dos ciudades autónomas de España en el norte de África, Ceuta y Melilla, fue inmediata. Con el impacto negativo para España en la Unión Europea de la intervención del Ejército ante la situación insostenible en Ceuta. En la actualidad, Marruecos suspendió el regreso por vacaciones, vía España, de la amplia comunidad que reside en Francia. El impacto económico es de enorme gravedad.

En un tórrido sábado 10 de julio, Pedro Sánchez compareció pasadas las 15 horas en el Palacio de La Moncloa para informar de esta crisis de Gobierno, sucesivamente desmentida y luego precipitada. De forma expresa mencionó el cese de la ministra de Exteriores señalando que "ha demostrado tener una situación de servicio público extraordinario". "He sido testigo del temple excepcional y por eso la expresión de gratitud no es un mero formalismo. Es un reconocimiento a que se ha dejado la piel en momentos muy duros". 

Pedro Sánchez no ha querido ni la mediación del rey emérito, Juan Carlos I, ni del Rey Felipe VI. Simplemente no ha sabido encauzar la relación ni con Marruecos ni con Estados Unidos. Y ha constatado, de forma dolorosa, tanto la gravedad de la crisis abierta con Marruecos como la extrema frialdad de Joe Biden en la reciente cumbre de la OTAN.

Inicialmente Sánchez quiso conservar a la ministra en otra cartera pero finalmente aceptó su destitución como exigió Marruecos.

Llega a la cartera de Exteriores el actual embajador de España en Francia, José Manuel Albares, amigo persona ldel presidente del Gobierno y sitiuado en todas las quinielas como el sucesor más lógico de Arancha González Laya.

Para la opinión pública española, José Manuel Albares es el protagonista de la famosa y polémica fotografía de Pedro Sánchez (primero con gafas de sol y luego sin ellas), a bordo del Falcon.

José Manuel Albares nació en Madrid, en el barrio de Usera, habiendo estudiado el bachillerato en Estados Unidos. Además de diplomático de carrera es licenciado en Derecho y habla inglés y francés. Cuenta con apoyos en el ministerio de Exteriores precisamente por ser diplomático de carrera. Y es una persona de peso en el PSOE con un fuerte perfil político.

Su nombramiento apunta a que Sánchez espera y desea el apoyo de Francia para la normalización de relaciones con Marruecos. Busca además una relación más estrecha con la Administración de Joe Biden similar a la conseguida por Mariano Rajoy durante la presidencia de Barack Obama en la Casa Blanca.

El 26 de junio de 2018