hechosdehoy.com
Ciencia y Tecnología

LA VARIANTE DELTA

FDA y CDC responden a Pfizer y BioNTech sobre la dosis refuerzo



La FDA y los CDC confirmaron que las personas que fueron completamente vacunadas contra la COVID-19 no necesitarán una dosis de refuerzo. Respuesta en Estados Unidos al proyecto de Pfizer de tercera dosis.



Hechos de Hoy / Sonia Soto / Actualizado 9 julio 2021

Las autoridades sanitarias de Estados Unidos, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), aclararon que no se requiere una nueva tercera dosis de la vacuna para evitar el coronavirus.



Las personas que están completamente vacunadas están protegidas de enfermedades graves y la muerte, incluso de las variantes que circulan actualmente en el país, como Delta", dijeron la FDA y los CDC en una declaración conjunta.

Los organismos de salud norteamericanos se mantienen revisando cualquier dato nuevo a medida que esté disponible "y mantendremos informado al público". "Estamos preparados para dosis de refuerzo siempre y cuando la ciencia demuestre que son necesarias", indicó el comunicado en respuesta a los laboratorios sobre una tercera dosis o la dosis refuerzo. Es decir, las personas vacunadas (una o dos dosis) no necesitan un refuerzo.

El gigante farmacéutico Pfizer junto a su socio alemán BioNTech publicaron por su parte datos iniciales de un estudio preliminar sobre la aplicación de una tercera dosis de refuerzo para su vacuna contra la COVID-19 que originalmente cuenta con dos inyecciones espaciadas cada 3 semanas o 21 días.

Según anunció la compañía, el tercer componente, dado unos seis meses después de la segunda dosis, demostró que los títulos de neutralización observados son de cinco a diez veces más altos que los registrados con los dos inoculantes originales.

Según cree Pfizer, la evidencia del mundo real en Israel mostró una disminución en la eficacia conseguida unos seis meses después de que las personas fueron vacunadas por completo. Esto hizo que se plantearan la necesidad de estudiar posibles estrategias de dosis de refuerzo.

En un comunicado de prensa, alertaron:

"Si bien la protección contra la enfermedad grave se mantuvo alta durante los seis meses completos, la disminución observada en la eficacia contra la COVID-19 asintomático a lo largo del tiempo y la aparición continua de variantes son factores clave que impulsan nuestra creencia de que probablemente será necesaria una tercera dosis de refuerzo para mantener los niveles más altos de protección".

Por el momento, las compañías están contemplando una nueva plataforma de construcción de la vacuna, pensada para la variante Delta.

Sin emnargo autoridades han respondido con claridad a los laboratorios.

"Para que los estadounidenses reciban una tercera dosis, las autoridades de salud pública tendrían que hacer esa determinación", señaló el doctor William Schaffner, experto en vacunas de la Universidad de Vanderbilt. Poco después. la FDA y los CDC fijaron su posición indicando en un comunicado que no juzgaban necesario ese paso.

Actualmente el 48% de la población de Estados Unidos está completamente vacunada. "Como en algunas partes del país las tasas de inmunización son mucho más bajas, esto ha permitido que haya zonas que están volviendo a la normalidad mientras que en otras aumentan las hospitalizaciones", apuntó la directora de los CDC, la doctora Rochelle Walensky.