hechosdehoy.com
Internacional

BIDEN VIAJARÁ A MIAMI

Los relatos estremecedores de la tragedia de Champlain Towers



El relato de Susana Álvarez, de 62 años, que vivía en la 10ª planta del edificio Champlain Towers South, de cómo logró sobrevivir en una noche de luna llena. Joe Biden viajará con su mujer al escenario de horror y muerte que golpeó a Miami.



Hechos de Hoy / Arturo Vázquez / Actualizado 30 junio 2021



No fue una bomba. No hubo atentado ni tampoco explosión. Pero el impacto se pareció mucho a ello.

Minutos antes de que se derrumbara Champlain Towers en Surfside varios vecinos observaron que una parte de la piscina y el aparcamiento habían cedido.

La gran cuestión abierta se centra en si este edificio estaba fatalmente dañado, o si es el primer caso de de un problema con los rascacielos de Miami Beach. Harold Wanless, profesor de geología de la Universidad de Miami, ha advertido a The Washington Post que esta es la cuestión central en un interrogante de enormes implicaciones.

Se filtró a la vez la desesperante llamada del primer rescatista en llegar al derrumbe de Miami: la dramática comparación que hizo del lugar. En la conversación se puede escuchar las primeras impresiones del equipo de rescate. De inmediato los hizo recordar el episodio de las Torres Gemelas en Nueva York.



Se difundió a la vez el audio de las primeras llamadas entre los cuerpos de rescate tras el colapso del edificio Champlain Towers en Miami. En la conversación se le escucha a la operadora alertar a los equipos de rescate sobre el "colapso del estacionamiento" del edificio ubicado en la Calle 88 con Av. Collins.



"Veo mucha gente en sus balcones. El edificio se cayó. No hay ascensores", describió la primera persona en llegar al sitio del desastre. "Se parece al World Trade Center", dijo con voz entrecortada. "Algunas personas están evacuando, dicen que sonó como una bomba", la primera impresión.



Daniella Levine Cava, alcaldesa del condado de Miami-Dade, anunció por su parte que apoyará a la oficina del fiscal estatal para abrir una investigación del gran jurado sobre el derrumbe del edificio Champlain Towers South. El nuevo balance es de 12 muertos y 149 desaparecidos.



El presidente Joe Biden anunció que prevé viajar el jueves a Florida para visitar el lugar del derrumbe. La Casa Blanca confirmó el viaje, que también incluirá a la primera dama, Jill Biden.

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, informó  que se han enviado a la zona del suceso recursos de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA) y expertos de diversas agencias federales como la Administración de Seguridad y Salud (OSHA). El FBI trabajan también para ayudar en el rescate y en el análisis de lo ocurrido.

El testimonio de Susana Álvarez

Susana Álvarez reveló por primera vez cómo logró escapar de un infierno de destrucción, dolor y sufrimiento. Contó a Lulu García Navarro, del programa Weekend Edition de la radio pública estadounidense NPR, cómo escapó de la muerte aquella noche de lune llena.

"Estaba en la cama y oí un temblor. La verdad es que no me preocupé. Pensé 'oh, mañana en las noticias oiremos hablar sobre temblores en Florida'. Pero ni siquiera había pasado un minuto cuando mi cama empezó a sacudirse como si estuviera en una atracción. Quiero decir, la cama se agitaba. Las puertas del balcón se abrieron. Y sentí el trueno más largo que jamás escuché en mi vida. En ese punto, me levanté, cerré las puertas del balcón, no sé por qué, y agarré mi teléfono. No sé por qué, porque no agarré nada más. Y corrí y salí por la puerta.

Mi apartamento está en la parte frontal del edificio y está justo frente a los elevadores. No había elevadores, solo agujeros. Y había mucho humo que en realidad debe haber sido polvo.

Di la vuelta a la esquina y ahí es cuando vi que el edificio ya no estaba. No había nada ahí y la gente gritaba. Podía oírlos gritar. En ese punto me di la vuelta. Debían quedar dos apartamentos en mi planta y golpeé sus puertas. Salieron y les dije 'tenemos que salir de aquí'.

La salida de emergencias no se abría, pero vi gente en el otro lado y golpeé la puerta. La abrieron y corrí. Fui con los demás, simplemente corrí. Dejé la gata atrás, corrí. Y corrí y corrí. Bajamos las escaleras, que estaban llenas de escombros. Y entonces no sé dónde salimos, pero había autos que estaban llenos de rocas y materiales encima, estrellados.

Y había agua, mucha agua. Y no sé cómo escalamos por los escombros. Había dos hombres y un joven con nosotros que nos ayudaron. Había una señora mayor y nos ayudaron a sortear los escombros. Y cuando salimos, solo podía oír a personas gritando. Gritaban 'ayuda, ayuda, ¡que alguien nos ayude!'. Gritaban. Había personas vivas ahí.

Todo esto, por supuesto, en medio de la noche, está oscuro. Sí, pero había luna llena, que empeoraba la situación. Había luz, pero era inquietante. Pensé en una bomba, es decir cuando vi que el edificio no estaba ya ahí, lo que pensé es que tenía que huir".