hechosdehoy.com
Internacional

REDUCIR RIESGOS

Biden y Putin pactan el regreso de los embajadores Antonov y Sullivan



Joe Biden y Vladimir Putin pactaron en la cumbre de Ginebra la plena normalización en las relaciones de Estados Unidos y Rusia y el regreso a Washington y Moscú de Anatoly Antonov y John Sullivan.



Hechos de Hoy / Mario M. García / Arturo Vázquez / Actualizado 16 junio 2021



El presidente de Suiza, Guy Parmelin, recibió a los presidentes de RusiaVladímir Putin, y de Estados Unidos, Joe Biden, en la Villa La Grange de Ginebra. Comenzó así una cumbre que duró cuatro horas.

El primero en llegar a la cumbre ha sido el presidente ruso, quien ha aterrizado en Ginebra desde Moscú minutos antes del evento, y después lo ha hecho el estadounidense, quien lleva en la ciudad suiza desde el martes y ha recalcado que "siempre está listo" para reunirse con Putin.



Biden y Putin han posado juntos en una fotografía para reflejar el comienzo de la primera cumbre entre los líderes de Estados Unidos y Rusia tras sanciones y disputas. Los dos líderes se han saludado con un apretón de manos.

El presidente suizo ha dado la bienvenida a Putin y a Biden, a quienes ha deseado un "diálogo fructífero". "Es un honor y un placer para Suiza acogerles aquí para la cumbre", ha señalado Parmelin.



Al inicio de su reunión con Putin, el presidente de Estados Unidos ha afirmado que "siempre es mejor verse cara a cara", mientras que el líder ruso ha subrayado que espera que "nuestra reunión sea productiva".

Además, Putin ha agradecido a Biden "su iniciativa de celebrar esta reunión" y ha señalado que "se han acumulado muchas cuestiones en las relaciones entre Rusia y Estados Unidos".

Durante la cumbre entre Biden y Putin se ha desatado caos y tensión entre los reporteros estadounidenses y rusos, que han competido por entrar en la biblioteca de la Villa La Grange.

Poco antes de que los presidentes se sentaran en la biblioteca, se han vivido escenas de gritos y empujones en el exterior. Los miembros del pool de Biden afirmaron que la tensión comenzó cuando los periodistas tanto estadounidenses como rusos se apresuraron para entrar en la mansión y fueron frenados por funcionarios y efectivos de seguridad de Rusia y Estados Unidos.

La corresponsal jefa de la CNN en la Casa Blanca, Kaitlan Collins, ha afirmado además que, en el interior, algunos periodistas se han puesto delante de las cámaras y otros comenzaron a hablar mientras Biden y Putin intentaban pronunciar sus primeras palabras antes de que comenzara la cumbre.

El primer encuentro se ha llevado a cabo en formato reducido en una de las bibliotecas en la primera planta de la Villa La Grange, donde Putin y Biden estaban acompañados por el secretario de Estados estadounidense, Antony Blinken, y el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, así como por traductores.

En el programa inicial estaba previsto que este encuentro durara alrededor de una hora y quince minutos, pero se ha prolongado casi dos horas, según ha informado el portavoz del Kremlin Dmitri Peskov, quien ha añadido que los líderes han hecho un breve descanso.

Después se ha tenido lugar la primera reunión en formato ampliado, en la que también han participado otros cinco miembros de cada una de las dos delegaciones. Ha habido una segunda parte que ha finalizado en torno a las 17:05. La cumbre ha concluido alrededor de cuatro horas después.

Expectativas logradas

Estados Unidos esperaba acordar que los embajadores puedan regresar a Moscú y Washington en la cumbre Biden-Putin y así ha sucedido.

Los dos líderes han acordado enviar a sus embajadores de regreso a Washington y Moscú después de meses sin que ningún diplomático de alto nivel esté presente en ninguno de los países. 

El embajador de Rusia en Estados Unidos, Anatoly Antonov, fue retirado de Washington hace unos tres meses después de que Biden llamara asesino a PutinEl embajador de Estados Unidos en Rusia, John Sullivan, salió de Moscú hace casi dos meses después de que Rusia sugirió que regresara a Washington para las consultas.

No tener un embajador en ninguno de los dos países dificultaba la gestión de la diplomacia básica en un momento en que las relaciones ya están muy tensas.

La partida de los embajadores marcó un nuevo punto bajo en una relación ya tensa, y su regreso era la cuestión esencial que la Administración Biden buscaba en una cumbre de alto riesgo. 

"No pensamos en las cumbres entre Estados Unidos y Rusia en términos de resultados·, dijo a los periodistas el asesor de seguridad nacional Jake Sullivan. "Pensamos en ello como una oportunidad para comunicar cuáles son nuestras intenciones y capacidades".

Un portavoz del Departamento de Estado dijo que Sullivan "regresará a Moscú en las próximas semanas" y que Estados Unidos sigue comprometido con "abrir canales de comunicación con el gobierno ruso, tanto para promover los intereses estadounidenses como para reducir el riesgo de errores de cálculo entre nuestros países".