hechosdehoy.com
Comunidad de blogueros

OTRO MINISTERIO ¡NO!

El Gobierno tiene que hacer una profilaxis de la empleomanía pública



República Dominicana tiene más provincias que cualquier país del Caribe y Centroamérica. Argentina, país suramericano grande, tiene 23 provincias; República Dominicana tiene 31 más el Distrito Nacional. Y quiere crear más.



Rosario Espinal / Actualizado 28 mayo 2021

Es necesario construir muchas viviendas, pero no crear otro ministerio

El Gobierno va camino a aprobar otro ministerio: ahora el de viviendas. Cierto que en el país se necesita construir muchas viviendas, pero no crear otro ministerio. Ya existe el Instituto Nacional de la Vivienda, ¡qué opere!

Si el PRM está realmente interesado en reestructurar el Estado y reducir costos, debe comenzar por eliminar todo lo que sea superfluo, incluidas instituciones y puestos de trabajo.

Eliminar la OISOE para crear un Ministerio de Viviendas no genera ningún ahorro, al contrario, podría aumentar gastos. Eliminar una institución y reubicar los empleados en otra tampoco representa ahorro. Es espectáculo mediático.

En el Gobierno Central hay 23 ministerios. ¡Demasiados! Varios de ellos agotan gran parte de su presupuesto en pago de nómina, O sea, no queda mucho dinero para impulsar programas a favor del pueblo.

Los ministerios están llenos de dirigentes, activistas, militantes de los partidos en el poder y allegados, también de vinculados a partidos de oposición; porque el reparto es grande.

La Constitución se ha cambiado muchas veces, pero a ningún gobernante propiciador de los cambios se le ha ocurrido eliminar el Senado; institución totalmente inútil en un país pequeño que no es una república federal.

Por ejemplo, ningún país de Centroamérica tiene Senado y no hace falta. El Senado dominicano es una inutilidad que cuesta muchos millones al pueblo. Peor aún, se han creado nuevas provincias con el principal objetivo de tener más funcionarios públicos electivos y nombrados.

La República Dominicana tiene más provincias que cualquier país de la región del Caribe y Centroamérica. Incluso Argentina, que es un país suramericano territorialmente grande, tiene 23 provincias; la República Dominicana tiene 31 más el Distrito Nacional. Y todavía quieren seguir creando.

La mitad, por lo menos, de las provincias dominicanas no generan riqueza, ni tienen mucha población. Viven sumidas en la pobreza a pesar de tener flamantes senadores y gobernadores.

Quince provincias serían más que suficientes para un país de 48.000 kilómetros cuadrados y unos 10 millones de habitantes. Que cada provincia elija su gobernador sin tener senadores.

Hay 155 municipios y 235 distritos municipales. ¡Demasiados! Ciudades grandes del mundo, con una población cercana al total dominicano como Nueva York, tienen un solo alcalde.

Todos estos municipios y distritos municipales se han creado, al igual que tantas provincias, para generar más puestos electivos y administrativos que ocupan los políticos y allegados; no para descentralizar ni hacer más efectiva la gestión pública como se ha cacareado.

En fin, un país pequeño como éste podría perfectamente administrarse con mucho menos personal en todas las instancias gubernamentales, y también con menos recursos. Pero se hace lo contrario, y las demandas para emplear más personas es inagotable.

Los contribuyentes deberían sentirse indignados de que sus impuestos sirvan para mantener tanta gente dependiente del Estado.

Para fines de este año 2021, si el PRM realmente quiere avanzar en una reforma del Estado, debe mostrar números concretos de en cuánto redujo la nómina pública y en cuánto los gastos en salarios y otros beneficios, por lo menos del Gobierno Central. No pueden hacer escaramuzas de ahorros porque al final la verdad de los números asoma.

Antes de imponerle al pueblo más impuestos como es la intención con el llamado “Pacto Fiscal”, el Gobierno tiene que hacer una profilaxis de la empleomanía pública y del gasto público para gestar un Estado más eficiente y eficaz. No es tarea fácil, pero sin eso tendremos mucho bla, bla, bla.

Si le interesa al PRM reestructurar el Estado, debe eliminar todo lo que sea superfluo.
 



*) Artículo originalmente publicado en el  periódico Hoy de República Dominicana.

Rosario Espinal es socióloga y politóloga.