hechosdehoy.com
Editoriales

EL SECRETO DE LOGROÑO

La embajadora Benyaich no calla la gravedad de lo que ocultó Sánchez



La embajadora de Marruecos, Karima Benyaich, desveló la gravedad para Marruecos de acoger en España a Brahim Ghali, jefe del Frente Polisario y presidente de la autoproclamada República Árabe Saharaui Democrática (RASD).



Hechos de Hoy / Actualizado 18 mayo 2021

 La embajadora de Marruecos, Karima Benyaich, desveló la gravedad del paso dado por Pedro Sánchez.

El Ministerio de Asuntos Exteriores convocó a la embajadora de Marruecos, Karima Benyaich, para entregarle una nota de protesta por la avalancha migratoria que está sufriendo Ceuta desde la jornada del lunes. Lo que ya ha sido calificado como la marcha azul.



La embajadora de Marruecos en España, Karima Benyaich, destacó que en las relaciones entre países hay actos que tienen consecuencias, "y se tienen que asumir". Hizo así una directa referencia a la decisión del Gobierno socialcomunista de Pedro Sánchez  (PSOE y Podemos) de prestar atención médica al líder del Frente Polisario, Brahim Ghali.

Antes de acudir a la convocatoria realizada por la ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González Laya, la embajadora de Marruecos ha insistido en que hay "actitudes que no se pueden aceptar". Ha subrayado además que las relaciones entre países vecinos y amigos se tiene que basar en "la confianza mutua, que se tiene que trabajar y nutrir".
 
Calificó además de "inusual" la rapidez con la que ha sido convocada por la ministra española de Exteriores y ha señalado que no descarta que su Gobierno la llame a consultas en las próximas horas.

El acuerdo secreto que se ocultó

El domingo 18 de abril un avión medicalizado procedente de Argel aterrizó en el aeropuerto de Zaragoza con un paciente de 72 años gravemente enfermo de COVID.

Una ambulancia del Servicio Riojano de Salud le esperaba en el aeropuerto para trasladarle por la autopista AP-68 al hospital San Pedro de Logroño, a 180 kilómetros de distancia. Ingresó en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). Fue registrado con el nombre de Mohammed Benbatouche, súbdito argelino.

El 22 de abril, la revista Jeune Afrique desveló que la verdadera identidad del misterioso paciente ingresado en Logroño es la de Brahim Ghali, jefe del Frente Polisario y presidente de la autoproclamada República Árabe Saharaui Democrática (RASD).

Según Jeune Afrique entró en España gracias a un acuerdo secreto entre Argel y Madrid. Alemania se negó a acogerle.

La falsa identidad fue un intento, finalmente frustrado, de ocultar la operación. Se eligió a Logroño como destino sanitario. Se buscó una ciudad pequeña y apartada de los focos, pero con un hospital extramadamente eficaz.

Pedro Sánchez, en una operación torpe y mal calculada, ignoró -o desconoció que es aún peor- que Gali es el enemigo público número uno de Marruecos. La filtración de Jeune Afrique obligó a la ministra Arancha González Laya a reconocer públicamente que se había acogido a Gali "por razones humanitarias".

Este paso en falso ha indignado a Mohamed VI y ha crispado por completo las relaciones de España con Marruecos. No hay que olvidar el rol de Marruecos, esencial en el control de la emigración y en la lucha contra el terrorismo yihadista.

En Marruecos, el ministro de Asuntos Exteriores, Nasser Bourita, ha acusado al Gobierno de Pedro Sánchez de "maniobrar por la espalda". Los nueve partidos políticos con representación en el Parlamento han hecho público un comunicado conjunto para censurar la actuación"inaceptable y provocadora" del Gobierno de España.

Atención también a que la Asociación de Víctimas del Terrorismo de Canarias (Acavite) ha pedido su detención inmediata, acusándole de ser "el instigador de los ametrallamientos, asesinatos, secuestros masivos y desapariciones de tripulaciones en alta mar de marineros canarios desde 1973 hasta 1986".