hechosdehoy.com
Internacional

MODI CUESTIONADO

Vagones para enfermos, llamamiento en redes y piras funerarias en India



El primer ministro Narendra Modi podría haber evitado la devastadora crisis de la COVID-19 en India. Tormenta política en India con una situación crítica de pánico y sufrimiento ante el colapso sanitario.



Hechos de Hoy / Arturo Vázquez / María Céspedes / Actualizado 1 mayo 2021

India, convertida en el epicentro mundial de la pandemia del coronavirus con una segunda ola de la COVID-19 de consecuencias devastadoras en el segundo país más poblado del mundo después de China. Fuertes críticas a la gestión del primer ministro, Narendra Modi, por no haber tomado las medidas necesarias para evitar esta terrible segunda ola.



 Las familias de los enfermos buscan desesperadamente ayuda en las redes sociales. Desde la mañana hasta la noche, rastrean cuentas en Instagram, dejan mensajes en grupos de WhatsApp y revisan sus guías telefónicas. Buscan camas en un hospital, oxígeno, el fármaco remdesivir y donaciones de sangre.

Los médicos de Nueva Delhi describen cómo están muriendo las personas en las calles fuera de los hospitales mientras el país lucha por sobrellevar la situación. El país tiene una escasez crónica de espacio en sus salas de cuidados intensivos, y las familias de muchos pacientes se ven obligadas a recorrer largas distancias para tratar de encontrar una cama para sus familiares.

En Nueva Delhi, un área metropolitana de unos 20 millones de habitantes, los hospitales están saturados y se ven obligados a rechazar nuevos enfermos por COVID. Algunas calles fuera de las instalaciones médicas están llenas de personas gravemente enfermas mientras sus familiares tratan de improvisar camillas y suministros de oxígeno.

El gobierno anunció que la infraestructura médica militar estaría disponible para los civiles y que el personal médico militar retirado ayudaría en las instalaciones de salud que acogen a los enfermos de COVID. Los hospitales afrontan una acuciante escasez de oxígeno y una necesidad desesperada de suministros. Algunos se ven obligados a colocar carteles que advierten de la escasez.

El país ahora tiene la mayor demanda de oxígeno de todos los países de ingresos bajos, medios-bajos y medios-altos, según PATH, una organización que trabaja con instituciones y empresas globales para abordar problemas de salud.

Para tratar de llevar los suministros donde se necesitan, el gobierno ha puesto en marcha trenes de oxígeno que transportan camiones cisterna a donde haya demanda. La Fuerza Aérea de India también está transportando oxígeno por aire desde bases militares.

En un intento por abordar la escasez de camas, las autoridades indias están recurriendo a vagones de tren, que se han convertido en salas de aislamiento. Aproximadamente 4.000 vagones de Indian Railways, adaptados en marzo de 2020, se han vuelto a poner en servicio para ayudar a tratar a los pacientes de COVID. Muchas personas se ven obligadas a recurrir a instalaciones improvisadas para entierros masivos y cremaciones debido a que muchos servicios funerarios de India están colapsados.

En este dramático escenario estalló a la vez una tormenta formidable sobre el Partido Bharatiya Janata (BJP) del primer ministro Narendra Modi.

Aunque el portavoz del Partido Bharatiya Janata (BJP) de Modi, Narendra Taneja, dijo a CNN que la responsabilidad de la segunda ola de India pertenecía "ante todo" al gobierno, sostuvo que la crisis no podía haberse previsto, a pesar de que innumerables países están siendo golpeados segundas olas a medida que surgieron nuevas variantes a nivel mundial.

En los círculos de Modi se ha señalado que los gobiernos estatales son los culpables de no imponer bloqueos regionales y administrar mal sus sistemas de atención médica. El ministro de Salud, Harsh Vardhan, dijo que la escasez de oxígeno en los hospitales no era un problema de suministro sino de distribució que, según enfatizó, era responsabilidad de los gobiernos estatales.

Pero muchos en India creen que la responsabilidad recae en Modi y su gobierno nacionalista hindú. No solo no se preparó para una segunda ola, sino que alentó reuniones masivas en festivales hindúes y manifestaciones políticas. Las consecuencias han sido devastadoras para India y la lucha mundial oara poner freno a la expansión de una pesadilla de dolor y destrucción.