hechosdehoy.com
Internacional

NOVENO PAÍS MÁS GRANDE

Kazajistán afronta elecciones en el 29 aniversario de su independencia



Kazajistán ha logrado colocarse como uno de los países más estables y de mayor crecimiento de Asia Central, con perspectivas positivas en un entorno nacional que integra alrededor de 18 millones de habitantes.



Hechos de Hoy / José Luis Barceló (*) / Actualizado 1 enero 2021

El próximo 10 de enero se van a celebrar elecciones parlamentarias en la República de Kazajistán, un acontecimiento que coincide con el XXIX Aniversario de  la Proclamación de la Independencia, declarada el 16 de diciembre de 1991 tras el colapso de la Unión Soviética.

Un histórico aniversario que en España coincide con la publicación traducida de la “Antología de la prosa moderna en Kazajistán” que incluye traducciones de 60 autores kazajos, y la publicación en castellano de los poemas del escritor y pensador kazajo Abay Kunanbayev de cuyo nacimiento se cumple este año el 175º aniversario y que se conmemora bajo los auspicios de la UNESCO. Y España se ha sumado a esta celebración con la emisión de un sello postal por parte de los Correos españoles.

Desde la declaración de la independencia hasta el momento actual, en menos de un tercio de siglo, Kazajistán ha logrado colocarse como uno de los países más estables y de mayor crecimiento de Asia Central, con unas perspectivas harto halagüeñas en un entorno nacional que integra alrededor de 18 millones de habitantes en un territorio vastísimo de 2,72 millones de kilómetros cuadrados. Para que nos hagamos una idea, es como colocar menos de la mitad de la población española en un territorio de cinco veces y media mayor que España.

Kazajistán está considerado el noveno país más grande del mundo, y es a su vez el país más grande del mundo sin litoral marítimo.

El país afronta, sin embargo, numerosos retos en el futuro, tal y como se pone de manifiesto en el reciente libro "La Era de la Independencia” publicado en español por el que fuera primer Presidente del país, Nursultán Nazarbáyev, que describe las enormes transformaciones de gran alcance que ha gozado Kazajistán en los últimos 6 lustros, o el propio mensaje del actual Presidente, Kassym-Jomart Tokayev, “Kazajstán en una nueva realidad: es hora de actuar”, que permite comprender las tareas que son prioritarias para el estado en la etapa actual.

Durante mi último viaje a Kazajistán en 2018, coincidiendo con la celebración en Astana de la Expo 2017, pude apreciar las enormes transformaciones sociales y económicas que había emprendido el país. Kazajistán se ha logrado el respeto y el aprecio de todos los estados con los que tiene frontera, que cuentan con este gran país como un “vecino tranquilo”.

Muchas de sus fronteras las mantiene con antiguos miembros de la URSS, como puedan ser la propia Rusia, con toda la línea fronteriza del Norte del país, Turkmenistán, Uzbekistán y Kirguistán.

Se considera a Kazajistán como un país de amplio potencial de explotación económica y como mercado idóneo para los productos españoles que viene respaldado por unas buenas relaciones diplomáticas y por una seguridad jurídica superior a la de otros escenarios tradicionales de expansión de las empresas españolas, especialmente en Asia. La Estrategia Kazajistán 2050 y las firmes relaciones actuales permiten contemplar al país como una ventana de oportunidades para los intereses españoles.

Comparte también una larga frontera con China (aproximadamente más de 1500 km), muy importante porque Kazajistán se enclava en el corazón de la antigua Ruta de la Seda, en la que China ha puesto tantos esfuerzos diplomáticos y políticos: para China, la “empresa” de la Ruta de la Seda es un excelente instrumento no solo de comercio exterior, sino de apertura hacia una nueva diplomacia del país asiático. Y Kazajistán se encuentra enclavado precisamente en la columna vertebral de la ruta de la seda, abriendo excelentes oportunidades al país para posicionarse como nexo de unión fiable para todos los países que integran el área y motivo por el cual es socio preferente para muchos de ellos.

Kazajistán es hoy un país próspero, que carece de problemas, y que va ganando peso en la proyección internacional, especialmente en su vocación mediadora en la solución pacífica de conflictos, en la que se ha postulado con éxito en diversas ocasiones, en particular, siendo el país que presidió en 2010 el Cumbre de la OSCE.

Kazajstán y España continúan trabajando para profundizar la cooperación técnico-militar. La compañía “Airbus Defense & Space” suministró a la República de Kazajstán ocho aviones de transporte militar C295 fabricados en España, y también se firmó un contrato para continuar su suministro a posteriori. Además, en la capital de Kazajstán funciona un centro técnico de aviación para el mantenimiento de equipos de aviación (aviones tipo C295 y An).

En septiembre de este año, a pesar de la pandemia, se celebró una visita de la delegación de la unidad militar-espacial de la empresa “Airbus” a la ciudad de Nur-Sultán, para llevar a cabo la presentación aérea de las capacidades de vuelo del avión de transporte militar A400M a la dirección del Gobierno de la República de Kazajstán, cuya posibilidad de adquisición está siendo considerada por parte del país.

Las Elecciones Parlamentarias de Kazajistán, previstas para el próximo 10 de enero, abren una nueva ventana de oportunidades al joven país de Asia Central. Cada paso social y político en esta joven república debe medirse con cuidado, y el Gobierno ha conducido todo con rigurosos plazos constitucionales. El gobierno tiene presente además la necesidad de abrirse a una sociedad viva, vertebrada y organizada que vive el crecimiento de su progreso de manera segura y firme, con una ciudadanía que cuenta además con elevadas cotas de bienestar, formación y nivel cultural y profesional.

De acuerdo con el Informe sobre Desarrollo Humano del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Kazajistán ocupa el puesto 51 entre 189 países del mundo, estando situado con un índice considerado muy alto entre el resto de países, superior a 0,825, dato que comparte con los países herederos de la antigua Unión Soviética.

En Kazajistán hay un Parlamento que cuenta con una Cámara Alta o Senado, compuesto por 47 senadores, y una Cámara Baja o Mazhilís, que es el Congreso compuesto por 107 diputados, 98 de los cuales se eligen en listas de partidos políticos, en un país de complejas relaciones sociales, ya que cuenta con 120 grupos étnicos diferentes entre los que sobresalen los kazajos, que suponen casi el 70% de la población, y los rusos, que representan en torno a un 19%.

Un número de 98 de los 107 diputados del Mazhilís se eligen según las listas de partidos sobre la base del derecho electoral directo y representan todos los sectores de la sociedad. Para dar representación a todos los grupos étnicos mencionados, 9 diputados del Mazhilís se eligen de la Asamblea del Pueblo de Kazajistán, una estructura única que incorpora todos los centros culturales y nacionales del país.

Las próximas elecciones parlamentarias van a suponer además muchas novedades. Se van a llevar a cabo en el contexto de la modernización política constante en Kazajistán. Recientemente, por iniciativa del Consejo Nacional de Confianza Pública bajo el Presidente de la República de Kazajistán se ha aprobado una nueva ley más progresiva sobre reuniones pacíficas y se han ampliado significativamente los derechos de participación de los diferentes grupos políticos otorgando más capacidades a la oposición parlamentaria.

Las próximas elecciones van a suponer además una profunda renovación del Parlamento kazajo, ya que habrá al menos un 30% de mujeres y jóvenes menores de 29 años tras las reformas introducidas por la nueva Ley que contempla los mínimos que deben cumplir las listas electorales de los partidos políticos concurrentes, favoreciendo la incorporación de mujeres y jóvenes a la representación y la acción políticas del país, impulsando profundas renovaciones en todos los estamentos.

Por de pronto, estas elecciones parlamentarias contarán con nuevas formaciones políticas. Además de los partidos que tradicionalmente han venido formando parte del Mazhilís, como el gobernante Nur Otan, el Partido Comunista que cambió su nombre a Partido Popular de Kazajstán y el derechista Ak Zhol (Sendero Luminoso), van a intentar acceder al nuevo congreso de diputados dos nuevos partidos: el Partido Popular-Democrático Patriótico Auil y el partido Adal (antiguo Birlik, Unidad).

Por las informaciones que llegan del país por diversas fuentes, y pese a los efectos de la pandemia del COVID-19, se espera una alta participación electoral en las próximas kazajas, que van a contar además con la presencia de numerosos observadores de países extranjeros y organizaciones internacionales, como la Oficina de Instituciones Democráticas y Derechos Humanos de la OSCE (OIDDH), la Asamblea Interparlamentaria de la Comunidad de Estados Independientes (CEI), la Organización para la Cooperación Islámica y diversos países y medios de comunicación acreditados.
 



- Kazajistán es un país transcontinental con la mayor parte de su territorio situado en Asia Central y una menor (al oeste del río Ural) en Europa Oriental. Con una superficie de 2 724 900 km²,1​ es el noveno país más grande del mundo, así como el estado sin litoral marítimo más extenso (considerando el mar Caspio como un lago).

Kazajistán es uno de los seis Estados túrquicos independientes, junto a Turquía, Azerbaiyán, Kirguistán, Uzbekistán y 
Turkmenistán
.

Comparte fronteras con los tres últimos y con Rusia y China, a la vez que posee costas en el mar Caspio y el mar de Aral. La capital fue trasladada en 1997 de Almatý, la ciudad más poblada de Kazajistán, a Nursultán. Tiene 18,3 millones de habitantes 



(*) José Luis Barceló es periodista y politólogo experto en relaciones internacionales. Realizó su doctorado sobre la transición de los países de la órbita soviética tras la caída de la URSS. Actualmente es director de ElMundoFinanciero.com