hechosdehoy.com
Salud

MEJOR, CORTAS

El estudio que habla del peligro de dormir más de una hora de siesta



Las siestas más cortas (especialmente las de menos de 30 a 45 minutos) podrían mejorar la salud del corazón en las personas que duermen lo suficiente por la noche.



Hechos de Hoy / Carmen Rodríguez Campos / Actualizado 7 septiembre 2020

Los científicos se han puesto de acuerdo. Un nuevo estudio, presentado en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología 2020, sugiere que quedarse dormido durante más de una hora después de comer podría suponer un riesgo para la salud. 

"La siesta durante el día es común en todo el mundo y generalmente se considera un hábito saludable. Una opinión común es que la siesta mejora el rendimiento y contrarresta las consecuencias negativas de la " falta de sueño". Nuestro estudio desafía estas opiniones ampliamente difundidas", señaló el autor del estudio, el doctor Zhe Pan.

Este estudio recopiló la evidencia disponible para evaluar la relación entre las siestas y los riesgos de mortalidad por cualquier causa y enfermedad cardiovascular. Se incluyó en el análisis un total de 313.651 participantes de más de 20 estudios. Aproximadamente el 39% de los participantes se echaba la siesta.

El análisis encontró que las siestas largas, de más de 60 minutos, se asociaron con un 30% más de riesgo de muerte por cualquier causa y un 34% más de probabilidad de enfermedad cardiovascular en comparación con no tomarlas. Cuando se tuvo en cuenta el sueño nocturno, las siestas largas se relacionaron con un riesgo elevado de muerte solo en aquellos que dormían más de seis horas por noche.

Las siestas cortas, de menos de 60 minutos, no se relacionaron con riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular. "Los resultados sugieren que las siestas más cortas (especialmente las de menos de 30 a 45 minutos) podrían mejorar la salud del corazón en las personas que duermen lo suficiente por la noche", apuntó el doctor Pan.

"Si desea tomar una siesta, nuestro estudio indica que es más seguro mantenerla por debajo de una hora. Para aquellos de nosotros que no tenemos el hábito de dormir durante el día, no hay evidencia convincente para comenzar", concluyó.