hechosdehoy.com
Radar latino

ABINADER SOBREVUELA LA ZONA

Laura causa muerte y devastación en República Dominicana y Haití



Terribles aguaceros, ráfagas de viento de hasta 110 km/hora y tormentas han provocado muertes y desaparecidos y han destruido la agricultura, carreteras, viviendas y el servicio eléctrico antes de seguir hacia Estados Unidos.



Hechos de Hoy / UN / Ignacio R. Ferreiro / Actualizado 24 agosto 2020

La tormenta tropical Laura ha dejado ya al menos trece víctimas mortales en Haití (nueve) y República Dominicana (cuatro) y cuantiosos daños en viviendas, calles y servicio eléctrico que se ha visto interrumpido en muchas zonas. En República Dominicana hubo cerca de mil evacuados y unas 14 comunidades permaneces aisladas en diferentes zonas del país. También son muy considerables los daños causados a la agricultura, hay carreteras cortadas, derrumbes de edificios y de árboles. 

El presidente Luis Abinader se reunió con la Comisión Nacional de Emergencias en el Palacio Nacional y sobrevolará este lunes las zonas más afectadas del país. El domingo, al igual que la alcaldesa de Santo Domingo, Carolina Mejía, Luis Abinader acudió a varias zonas inundadas del Distrito Nacional para informarse in situ de las necesidades más urgentes.

La tormenta tropical Laura se está moviendo este lunes hacia la costa de Estados Unidos y podría convertirse en huracán. Tras devastar con vientos de hasta 110 kilómetros por hora y fuertes lluvias Haití y República Dominicana, la tormenta tropical podría azotar Estados Unidos el miércoles.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC) advirtió que Laura no es la única tormenta que avanza hacia Estados Unidos. Según el NHC, Marco golpeará la costa estadounidense de Louisiana este lunes. La tormenta había alcanzado la fuerza de un huracán, pero se debilitó por la mañana a una tormenta tropical.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, advirtió sobre daños importantes en la costa del Golfo de México ante los dos fenómenos -algo insólito- que se acercan. Según el NHC, se esperan marejadas ciclónicas potencialmente catastróficas, inundaciones y ráfagas de viento extremadamente peligrosas.

El área alrededor de la ciudad de Nueva Orleans, que fue gravemente afectada por el huracán Katrina hace 15 años, también podría verse afectada. El gobernador de Luisiana, Jon Bel Edwards, pidió a la población que haga todos los preparativos necesarios para protegerse de las dos tormentas que afectarán el estado en las próximas 72 horas.