hechosdehoy.com
Comunidad de blogueros

VOY PARA CASILDA

El arte de acostarse temprano o de "emparrillarse"



Cuando era niño y me tocaba pasar días de las vacaciones con mi padre, tenía que adaptarme a sus horarios. Se acostaba poco después de las 6 de la tarde y a las cinco ya estaba en pie.



Camilo Venegas / Actualizado 17 mayo 2020

Mi padre le llamaba “emparrillar”. “Voy para Casilda a emparrillar”, soltaba en cuanto la tarde empezaba a irse de Manicaragua. Sobre todo en los días de frío. Serafín Venegas le ponía nombre a todo. Esa es la razón por la que a su pequeña casa la llamaba como el puerto de Trinidad, donde él solía ir a pescar.
 
Cuando era niño y me tocaba pasarme días de las vacaciones con él, tenía que adaptarme a sus horarios. Se acostaba poco después de las 6 de la tarde y a las cinco ya estaba en pie. “¡Vamos, que hay que aprovechar el día!”, me decía tirándome de los pies.
 
Salíamos todavía de noche, rumbo al lago Hanabanilla o a la casa de Daniel Peñate, un querido amigo suyo que tenía un enorme secadero y una despulpadora de café en Veguitas, Escambray arriba. Daniel era hermano de Leonardo, un mítico alzado cuya historia oí siempre entre murmullos.
 
Después de pasarnos el día entero pescando o monteando, volvíamos Manicaragua justo antes de que cayera el sol. Ahora, de viejo, por fin entiendo a mi padre. Cuando estoy en la Loma, me levanto cuando todavía es oscuro y al final de la tarde ya estoy exhausto. 
 
Entonces, hago un pequeño recorrido con los perros y le digo a Diana que “voy para Casilda a emparrillar”. Siempre que entro en la habitación, afuera todavía se ve la luz del día.  Leo algo o empiezo una película que nunca acabo, porque antes quedo rendido. A las cinco ya estoy en pie.