hechosdehoy.com
Comunidad de blogueros

LOS ÉNFASIS DE TRUMP

T-MEC, China, negocios petroleros y plan de paz para Oriente Medio



Redibujo del mapa de Cisjordania y Jerusalén y una lluvia de 50.000 millones de dólares (45.420 millones de euros). El plan de Trump que se suma a su ofensiva de iniciativas con el T-MEC, China y los negocios petroleros.



Juan Guiliani Cury / Actualizado 28 enero 2020

No hay que tapar el sol con un dedo. El presidente Donald J. Trump cerró este comienzo de año 2020 dos buenos lucrativos negocios y más. El primero, el Tratado de Libre Comercio, México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC en español) que reemplaza al Tratado de Libre Comercio de América de Norte de 1994 (mejor conocido como NAFTA, en inglés).

Con México y Canadá, el presidente de Estados Unidos utilizó la estrategia de "flexibilidad y  endurecimiento". En el caso de México país que le preocupaba por el alto déficit comercial encima de $71 mil millones de dólares, emprendió una estrategia sustentada en amenazas de abandonar las negociaciones con México y Canadá.

A la Oficina Oval le inquietaba  la industria automotriz estadounidense con ensambladoras en territorio mexicano con costos de producción más bajos que en Norteamérica. Ponía en peligro la competitividad de la industria automovilistica de Detroit.

Trump logró que en el nuevo Tratado se aumentara el valor agregado del acero a un 75% la fabricación de automóviles por parte de los tres países involucrados y que generaría 176 mil nuevos puestos de trabajo en dicha industria. Otros beneficios negociados son un  mayor volumen de venta a México de renglones agrícolas del centro-oeste del país y cláusulas de revisión y terminación del Tratado.

La otra negociación fue el acuerdo con China, en su “primera fase” que incluye eliminar parcialmente aranceles entre un 25, 15 y un 10 por ciento y el aumento significativo de ventas agrícolas por $200 mil millones de dólares a Beijing y la suavización de  restricciones a empresas chinas para continuar negocios en Estados Unidos.

La otra, “segunda fase”, se abordarían medidas arancelarias pendientes en  la manufactura y la alta tecnología, entre diversos temas capitales con el Dragón Rojo. Y para terminar para muestra un botón: dio luz verde a Texas a continuar negocios  petroleros con Venezuela.