hechosdehoy.com
Comunidad de blogueros

NO QUIERE MÁS CRISIS

Isabel II claudica ante el Megxit, y el enfado de Harry y William



La reina aprende de sus errores y cede ante las exigencias de su nieto Harry y Meghan Markle abriendo un periodo de transición. Este asunto, junto al de su hijo Andrés, han abierto un nuevo "annus horribilis".



Angelika Knüppel / Actualizado 13 enero 2020

Los Sussex, el príncipe Harry y su mujer Meghan, la han liado parda con su intención de asumir un nuevo papel dentro de la familia real británica, lo que ya todo el mundo conoce como el Megxit. 2020 ha comenzado para la reina Isabel II como un nuevo annus horribilis. A sus 93 años, la abuela de Harry se siente herida y se ha visto obligada a emitir un comunicado después de un conclave celebrado este lunes en Sandringham.

En la reunión de Sandringham se reunieron con la reina, su hijo, el príncipe Carlos, sus nietos William y Harry, y el secretario privado de la reina, Sir Edward Young. Meghan se encuentra con su hijo en Canadá e intervino por teléfono.

Se trataba de decidir cómo va a ganar dinero la pareja en el futuro. Cómo hacer frente a los gastos de seguridad que generarán viviendo entre el Reino Unido, Canadá y Los Ángeles.  Además, si mantendrán sus títulos, y otros muchos temas que en estos días tienen preocupados a los ciudadanos británicos.  

En su comunicado, Isabel II asegura haber celebrado una reunión "muy constructiva con mi familia". "Tanto mi familia como yo apoyamos por completo a Harry y Meghan en su deseo de crear una nueva vida, como una familia joven" afirma aunque también asegura que hubiera preferido que la joven familia hubiera seguido trabajando "como miembros de la familia real con dedicación completa". 

Isabel II parece querer salir lo antes posible del Megxit, sólo dos meses después del turbio asunto de su hijo Andrés, que ha sido retirado de las funciones oficiales con la Corona. Ambos asuntos la han molestado profundamente. "The queen is not amused", una vez más, pero ha aprendido de sus errores y cede para acabar con la crisis.

La reina dice que respeta y entiende "su deseo de vivir una vida más independiente". El comunicado recuerda además que la pareja "ha dejado claro que no quieren depender de fondos públicos en sus nuevas vidas". De momento, habrá un periodo de transición en el que los duques de Sussex pasarán su tiempo entre Canadá y el Reino Unido". Durante los próximos días se aclararán los flecos que quedan pendientes de acuerdo.
  
Horas antes de la reunión familiar, los príncipes William y Harry comparecieron ante los medios de comunicación para negar los últimos rumores. Un medio aseguró que Harry y Meghan habían sido expulsados de la familia real y que los hermanos se llevan muy mal.

Los hijos de Carlos y Diana criticaron un artículo aparecido en la prensa británica sobre su supuesta pésima relación y aseguraron que para "unos hermanos, tan preocupados por los temas de la salud mental", el artículo utiliza un lenguaje "incendiario, insultante y potencialmente dañino". 

Un día intenso para los Royals con un posible arreglo amigable para Harry, Meghan y el bebé Archy de ocho meses para llevar una vida más acorde con sus ideas.