hechosdehoy.com
Deportes

2020 TREPIDANTE

Valverde tocado por Zidane y la incógnita de los planes de Messi



Más allá de la polémica del VAR, toda la prioridad en el FC Barcelona centrada en torno a que Messi no ponga fin a su carrera en el club en 2020. El Clásico sentenció a Ernesto Valverde en su última temporada.



Hechos de Hoy / UN / Ep / Samuel Murphy / Actualizado 21 diciembre 2019

Más allá de las polémicas en torno al Clásico, la atención en el FC Barcelona en torno a Lionel Messi para que no ponga fin a su carrera en el club en 2020. En el otro capítulo, muchas voces señalaron que el Clásico va pesar de manera decisiva sobre Ernesto Valverde. En enero comienza su última etapa en el club cuyo fin incluso podria precipitarse antes del fnal de temporada.



El entrenador del FC Barcelona, Ernesto Valverde, ha asegurado que el VAR no va a acabar con la polémica en el fútbol, después de los dos penaltis reclamados por el Real Madrid en el Clásico del miércoles. Y ha augurado que en 2020 seguirá siendo igual, mientras que recela de la visita de un Alavés que ha puesto en problemas al Barça en el Camp Nou anteriormente.

"Con el VAR no se va a acabar la polémica, que está unida al fútbol porque el fútbol da mucho de sí. Tantas tertulias, eso es así. Se nos olvida a veces que el VAR está para ayudar, pero el que arbitra es el árbitro. Tengo la sensación que el 2020 va a seguir igual", aseguró en su conferencia de prensa.

Valverde no quiso entrar a valorar la queja formal del Real Madrid respecto a los dos penaltis que reclaman, ambos sobre Raphael Varane, y atribuye esas quejas a lo mucho que "da de sí" un Clásico.

"El Clásico da mucho de sí, este año fíjate lo que ha dado de sí, dos meses jugando, y después también da mucho de sí. Es normal que se hable de esto, pero a mí no me interesa porque no arreglamos nada, la polémica va a seguir existiendo", reiteró.

Además, cree que si ahora se queja el Real Madrid, como antes se quejó el Barça de lo sucedido en San Sebastián, la semana que viene será otra. "La semana que viene habrá otro equipo, las anteriores ha habido otros equipos, seguirán habiendo cosas de esas porque nadie es infalible. Todo está sujeto al criterio de un juez", opinó.

A nivel deportivo, del Clásico, reconoció que el Real Madrid dominó el juego. "Nosotros creamos las ocasiones más claras, pero hubo momentos en que nos dominaron el juego a base de centros laterales, de estrategia. Todo se planteaba en la presión alta que hacían ellos y en lo que conllevaba después", argumentó.

"Siempre hacemos una fotografía buena de nosotros, independientemente de que hay cosas que nos gustaría mejorar. Hay partidos que son mejores, otros que no, pero tenemos una exigencia muy alta. Para que el entorno esté contento tenemos que ser netamente superiores al contrario, a veces lo logramos, otras no", valoró sobre las quejas en parte del aficionado culé.

En este sentido, sobre no dominar con autoridad en LaLiga Santander como en años anteriores, volvió a intentar normalizar la situación. "Va a ser una temporada dura, como lo han sido todas. Este año no tenemos la ventaja que hemos tenido los dos años anteriores, eso es cierto, pero estamos en buena posición", aseveró.

"Cuando se decide todo es cuando va llegando la primavera, a ver si somos capaces de conseguirlo. Nos gustaría ir siempre por delante, que los contrarios no fueran fuertes, este año hemos pinchado y los rivales también y estamos todos más igualados", concluyó.

Valverde, además, no mira al mercado de invierno para intentar reforzar al equipo, aunque tampoco piensa en abrir las puertas a nadie. "No estoy pensando en eso, no pienso en refuerzos sino en los jugadores que tengo. Cuento con ellos y no espero ninguna modificación. Soy el entrenador, y con los que estamos aquí tenemos que llegar todo adelante", comentó.

En cuanto al partido de este sábado en casa frente al Alavés, cree que aunque los vascos no estén en buen momento son un equipo peligroso. "Tiene dos delanteros que le marcará el estilo y la forma de jugar. Es verdad que no está en una racha de resultados muy buena, los últimos años siempre nos han complicado la vida aquí, nos ha costado ganar", recordó.

"Hemos tenido algún partido perdido, es un equipo que se defiende bien, va a intentar salir al contraataque, con una presión alta. Es el último partido del año, lo jugamos en casa, y queremos irnos con un buen sabor de boca", se sinceró.