hechosdehoy.com
Comunidad de blogueros

600.000 TURISTAS ATRAPADOS

Brexit y las platafomas Booking y Airbnb mataron a Thomas Cook



Enorme impacto económico. 30.000 clientes afectados en Canarias. Cancelados 24 vuelos este lunes a las Baleares. Thomas Cook en bancarrota dejó en el aire siete millones de viajes anuales a España.



José Vidal / Actualizado 23 septiembre 2019

Atención a la gran pregunta. ¿Boris Johnson se equivocó al no actuar con rapidez para salvar a Thomas Cook? No es un debate menor en un escenario de fuertes tensiones en Reino Unido.



Atención a la gran pregunta. ¿Boris Johnson se equivocó al no actuar con rapidez para salvar a Thomas Cook? No es un debate menor en un escenario de fuertes tensiones en Reino Unido.

Enorme convulsión económica y golpe al turismo en Baleares y Canarias. El sismo comenzó a emitir las primeras señales de alarma en la madrugada del domingo 22 y estalló este lunes 23 con la bancarrota y paralización de Thomas Cook, el grupo turístico más antiguo de Reino Unido. Los gobiernos británico y alemán deberán repatriar a 600.000 turistas del grupo de destinos como Canarias.



El consejo de administración de Thomas Cook, decidió comenzar un proceso de administración concursal al no poder afrontar las demandas de sus acreedores para reforzar su liquidez de manera urgente.

Dramático anuncio en Londres. La compañía informó en la madrugada de su entrada en insolvencia, y del nombramiento de la firma Alix Partners como administradora del grupo durante el proceso de liquidación. De manera inmediata, la empresa ha cancelado sus reservas, sus tiendas han sido cerradas y sus aviones han quedado aparcados.

La decisión ha sido dolorosa de liquidación voluntaria con efecto inmediato. Obliga a los reguladores de Reino Unido, Alemania y otros países a organizar la repatriación de unos 600.000 clientes que Thomas Cook tiene en diferentes destinos turísticos, entre ellos Islas Baleares y Canarias.

En el aire siete millones de viajes que el grupo organiza cada año a España desde el norte de Europa. Impacto inmediato para cientos de hoteles españoles en la costa mediterránea, y en Canarias Islas Baleares.

Todo se precipitó al no poder encontrar el grupo los 200 millones de libras (226 millones de euros) de liquidez que le pedían sus acreedores. El Gobierno británico tampoco quiso rescatar al grupo, al entender que se trata de un negocio privado. Pero el coste de la repatriación de los 150.000 clientes británicos que están de vacaciones puede exceder esos 200 millones de libras. El regulador aéreo de Reino Unido en alerta para organizar el regreso de los viajeros, la llamada Operación Matterhorn.

¿Quién lo mató?

Es la pregunta pertinente. se sumaron el Brexit y la depreciación de la libra esterlina, el auge de las reservas de viajes por Internet y la fuerte competencia en destinos como España.

La empresa fue fundada hace 178 años. Empleaba en la actualidad a 22.000 trabajadores. Entre los principales acreedores figuran los bancos británicos RBS y Lloyds. A principios de este año, CaixaBank acordó prestar 51 millones de euros a Thomas Cook para invertir en hoteles en España.

En el análisis de lo sucedido hay que subrayar un menor gasto de los británicos en vacaciones, el auge del bajo coste y las plataformas online. Ha sido una suma de factores de consecuencias letales.

Es un vivo debate porque los analistas están divididos sobre si el Brexit y la incertidumbre política y económica han matado a la empresa, o ha sido más determinante su modelo de negocio, acechado por el bajo coste y nuevas empresas como Booking y Airbnb.

Parte de los analistas inciden en el profundo cambio de hábitos destacando además que Internet no contempla sólo a jóvenes sino a un conjunto de generaciones integradas. El crecimiento imparable de las aerolíneas de bajo coste y la popularización de plataformas que permiten contratar directamente los hoteles y apartamentos han sido decisivas. Han precipitado que miles de viajeros dejen de utilizar los paquetes tradicionales y confeccionen directamente sus estancias.

Sin duda los nuevos hábitos de los consumidores que ahora contratan sus vacaciones a través de plataformas online como Booking y Airbnb han puesto econtra las cuerdas a una poderosa red de agencias de viaje tradicionales. No supo cambier con rapidez. Thomas Cook tenía en la actualidad más de 500 agencias de viaje en las calles británicas.