hechosdehoy.com
Comunidad de blogueros

PEKÍN REACCIONA

El pulso de Trump con Xi castiga a las Bolsas y frustra los acuerdos de Osaka



El arma de la intimidación, empleada de nuevo por Donaldo Trump contra Xi Jinping, golpeó a las Bolsas. China rechazó la subida de aranceles anunciada por la Casa Blanca y prometió represalias.



José Vidal / Actualizado 2 agosto 2019

fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo
Europa rozó su peor día desde el Brexit. El IBEX 35 perdió un 3,5% semanal en preocupante fin de julio y comienzo de agosto marcado por el desplome de la libra esterlina y el resurgir de la guerra de aranceles. El IBEX 35, en viernes 2 de agosto, cerró en rojo con -1,56% y 8.897,60 puntos. Una situación preocupante para Europa y América. Gran atención además en el IBEX 35 a la situación en Argentina con encuestas que proyectan una ventaja de Alberto Fernández de entre 2 y 6 puntos sobre Mauricio Macri.



La ofensiva comercial de Estados Unidos contra República Popular China amenaza ahora también, de forma directa, a Europa. La mayor caída desde el Brexit.

La guerra de aranceles vuelve al escenario de círculo rojo en los mercados. Donald Trump ha amenazado a Xi Jinping con un "acuerdo mucho más duro" si las negociaciones comerciales no culminan con un acuerdo favorable a las tesis de la Casa Blanca. De nuevo Donald Trump ha sorprendido -y golpeado a los mercados- al anunciar nuevos aranceles del 10% a China sobre 300.000 millones de dólares.

Pekín ha respondido anunciando "represalias". Los efectos de la tregua comercial pactada con China en el marco del G20 están derrumbándose. La amenaza de una nueva ofensiva en la guerra de aranceles preocupa de forma extraordinaria en los mercados. Wall Street pasó de subir un 1% a cerrar con caídas del 1%. En Asia, el Nikkei de Tokio se desplomó un 2,1%, y la Bolsa de Shanghai un 1,4%.

La posición de China

China ha rechazado la subida de aranceles y  ha anunciado que "habrá represalias" para "defender sus intereses". Atención a un aviso muy severo.

"Rechazamos esta medida que rompe con el compromiso alcanzado por los líderes de ambos países en la pasada cumbre del G20 celebrada en Osaka. Si Estados Unidos pone en marcha estos aranceles, China tendrá que tomar las medidas necesarias para salvaguardar sus intereses legítimos. Estados Unidos tendrá que asumir las consecuencias", anunció en Pekín el ministerio de Comercio.

La portavoz del ministerio de Exteriores, Hua Chunying, acusó a Estados Unidos de "chantajear" e "intimidar" con esta medida. Subrayó que "China no negociará bajo presiones" y que es necesario "respeto mutuo". Una advertencia en toda regla al belicoso Donald Trump y sus mensajes incendiarios en Twitter.