hechosdehoy.com
Comunidad de blogueros

DE REPENTE, MEMPHIS

Rory McIlroy (-12) lidera la tercera jornada del St. Jude



Un día del movimiento donde el norirlandés ha dado un lección, y en el que los mejores están ahí. Sergio García, puesto 41º, Rafa Cabrera Bello, puesto 30º y Jon Rahm 4º empatado. Toca sufrir.



José Ángel Domínguez Calatayud / Actualizado 28 julio 2019

El verde de los robles y los pinos rivalizaba con el intenso de las calles. El campo de golf era una paleta en verdes oscuros, botella, musgo, bermuda iluminada por un sol templado. Una ligera sombrilla de delgadas nubes, tamizaba la luz de Tennessee. Era un día perfecto para jugar golf. Ni calor, ni frío; ni lluvia, ni granizo; ni viento no calmachicha.

Lo dicho un día de libro para jugar en el TPC Southwind, de Memphis, un diseño de Ron Prichard a quien le gustaban los recorridos clásicos como los de Inglaterra y Escocia que repartió en casi una treintena de clubs en el Este de Estados Unidos. Recorridos sin muchos árboles, sí con agua que es una defensa típica en este campo.

Lo mostraba un rótulo en la televisión: TPC Southwind es el campo con más bolas al agua de todo el PGA Tour. Entre los años 2013 y 2018 se han tirado al agua 5.544 bolas en este recorrido; en TPC Sawgrass, 3984; en Golf Club of Houston 3.763; y en PGA National 3.531. Se me caían lágrimas pensando en algún socio de mi Club para quien jugar al golf es una actividad complementaria de su razón principal de salir al campo, que es pescar cuantas más bolas mejor.

Pues en este paraíso del golf a Jon Rahm se le ocurrió empezar haciendo un birdie al hoyo 2 y un eagle al hoyo 3. Todo era paz y como diría un ex candidato “armonía con la Naturaleza". Pero de repente pasaron cuatro cosas.

1.- De repente la mejor tarjeta en casa club empezó a evolucionar con una inquietante proyección: Matt Wallace proponía el -6; Tommy Fleetwood, tras una vuelta de -5 colocaba el total en -7; como si de una sesión de subastas en  Sotheby’s se tratara, Marc Leishman ofreció el -9, al presentar la mejor tarjeta – por el momento – de la jornada con 63 golpes(-7).  Estaba muy bien, quién iba a negarlo, pero apareció como una bomba un líder irlandés, Rory McIlroy que colocó un abusivo -12. Un juego descomunal de nueve birdies y un solo bogey. Es decir un -8 en el día que empataba el récord del campo.

2.- De repente un Ian Poulter del que sabíamos más bien poco volvió a las andadas. Llamé alarmado a mi prima Margarita, que no sólo es la más bella del área de los tres estados, sino que lo sabe todo de casi todo. Siempre está al día de lo que ocurre a los protagonistas de las finanzas y del golf, sus dos principales ocupaciones.

Y ella me lo confirmó: Ian Poulter ha vuelto a contratar al mismo estilista que lo vistió en sus peores momentos. Todos pensábamos que lo había superado. Pero como dice Carlos Andreu, “quien nace lechón muere cochino”. O, en el tema que nos ocupa, quien le gusta vestir estrafalariamente acaba otra vez enfangado en colores horroroso.

El  muchacho iba jugando bien, -3 en once hoyos, cuando se hizo un doble bogey en el hoyo 12. ¿Qué había pasado? Pues probablemente que se dio cuenta de que vestía un polo color albérchigo con unas incombinables zapatillas – que no zapatos – color morado “podemos”: eso saca de swing a cualquiera.

3.- De repente, Jon Rahm empezó a fallar greens y a no meter putts y eso le llevaba a sufrir mucho para no perder frente al campo. Hoyo a hoyo la habilidad no emergía y la desconfianza se anudaba a su garganta asfixiando cualquier asomo de serenidad. Aquel birdie del hoyo 2, aquel eagle del hoyo 3, parecían el "Fantasma de los Hoyos Pasados". Su vigencia había caducado en el hoyo 12 cuando dejó de estar bajo par. Un sorso d’aria pura fue el birdie del 14…

Pero la historia acabó ahí. Si en el día del movimiento no haces un resultado importante, un muro de desesperanza se eleva en tu paisaje. 

4.- De repente los mejores empezaron a jugar: a los resultados del día ya citados de Rory McIlroy (-8) y Mark Leishman (-7), hay que sumar a Brooks Koepka (-6), Tommy Fleetwood (-5). La clasificación general en el Top 10, tenía nombres de primer nivel: Matthew Fitzpatrick, Thorbjorn Olesen, Billy Horschel , Bubba Watson y Justin Thomas entre otros.

El domingo puede ser muy apasionante, para no olvidar. Para cantar – recordemos que Memphis es música – con Elvis Presley, “You’re always on my mind”. Porque en la canción del gran rockero, en el amor como en el golf hay pequeñas cosas importantes “Little things I should have said and done/I just never took the time/You were always on my mind”.

Jon terminó el día con -2, (-9 en el total) y…quién sabe.