hechosdehoy.com
Gente & TV

CENA CON MAMÁ

Cayetana Guillén prepara una velada inolvidable con Eduardo Casanova



Cierre de la primera temporada con un invitado enérgico, imaginativo y talentoso: Eduardo Casanova. El actor rendirá un homenaje a su madre Teresa, agradecido a ella por lo mucho que le aguanta.



Hechos de Hoy / Radhamés Pérez / Actualizado 4 julio 2019

fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo
Cierre de la primera temporada de Cena con mamá con un invitado enérgico, imaginativo y talentoso: Eduardo Casanova. El actor rendirá un homenaje a su madre Teresa, quien, según el actor, le “aguanta muchísimo” y le acompaña en todos los procesos de su vida, tanto en los creativos como en los personales.

“Reconozco que, a veces, no soy una persona fácil. Tengo bloqueos muy grandes y encierros en mi casa. Ella siempre siente que estoy lejos de ella por este motivo y es todo lo contrario. Es ella quien me ayuda a conseguir todo esto”, reconoce el actor.

Entre los muchos temas que tratarán, repasarán los referentes cinematográficos del actor, sus inicios en el mundo de la interpretación o la importancia que ha tenido su familia a lo largo de su vida. Antes de comprar los ingredientes con Cayetana Guillén, visitarán uno de los puestos favoritos de Eduardo en el mercado: un restaurante chino-peruano, donde continuarán charlando sobre la vida del artista.

El menú que sorprenderá a Teresa consistirá en un snack de jamón con caviar y trufa como primer plato. El segundo será una reinterpretación del tradicional cocido madrileño, el plato que más le hace su madre y más le gusta a Eduardo, aunque en esta ocasión se servirá en forma de tapoyaki, una comida japonesa con forma de bola. El toque dulce lo pondrá una torrija con rocas de yuzu y frutas, un postre muy familiar que siempre hacen en su casa.

Eduardo animará el cocinado poniendo música de lo más variopinta: desde Camilo Sesto hasta música coreana. Cayetana y el chef Carlos Maldonado se contagiarán de la energía y la alegría del actor. Dejarán los fogones a un lado para dejarse llevar por el ambiente caótico que se creará en la cocina.