hechosdehoy.com
Comunidad de blogueros

MEJORANDO LO INMEJORABLE

Brooks Koepka, nacido para ganar los Grandes torneos del Golf



Con rondas de 63 golpes el primer día y 65 el segundo para un total de 128, 12 bajo par, el de Florida bate el récord de todos los tiempos en la historia de los "majors". Queda un día en Nueva York. Importa por Historia.



José Ángel Domínguez Calatayud / Actualizado 19 mayo 2019

fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo
Bethpage es un pequeño lugar cerca de Farmingdale, que toma nombre del pueblo evangélico de  Betfagé localizado entre Jericó y Jerusalén. Se lo puso el cuáquero Thomas Powell, que ya se sabe lo que les gustaba a los cuáqueros pegarse a la letra del libro sagrado.

Recuerdo mi última peregrinación a Tierra Santa y siento especial ternura por los lugares sagrados del Cristianismo. Éste emplazamiento tan próximo del Huerto de los Olivos tiene una fuerza cósmica.

Y si uno, digo para hablar de golf, traduce del arameo el nombre de Betfagé – literalmente “Casa de los higos (brevas)” – entendería que el bueno de Brooks Koepka se convirtiera.
Porque una breva es lo que está resultando el campo de Bethpage para el de Florida, Una breva en la séptima acepción que nos da el diccionario de la RAE: “Empleo o negocio lucrativos y poco trabajosos”.

Y es que Black Course resultaba ser un paseo militar para un Brooks que había comenzado la tercera jornada con -12 y seis golpes de ventaja y eso no hizo más que mejorar.
Lo admirable, me dice Margarita, la más bella de mis primas, es que el espectáculo extraterrestre del golf de Koepka proceda de un hombre al que el golf no parece decirlo demasiado.

.- Pero, ¿por qué dices eso? – pregunto.
.-  Primo, no tienes más que mirar cómo va por el campo: no mueve un músculo de la cara; sólo lo músculos necesarios para el swing bestial que exhibe.
.- Cierto.
.- Además siempre estuvo muy desprendido de este mundillo – afirma mi prima.

.- ¿Y eso?
.- ¿No te acuerdas de lo que soltó por esa boquita cuando le tiraron de la lengua? – cuestiona Margarita retóricamente;  y añade esta cita del jugador-: “El golf es mi trabajo; no es mi vida, Es algo que he disfrutado, pero también me gusta alejarme del campo de golf”.
.- Sí, lo recuerdo – le confirmé-; como cuando dijo aquello de “para ser honesto, no soy un gran nerd de golf. El golf es algo aburrido, y sin mucha acción.

“Nerd”, según leo a la BBC, es una palabra que se usa mucho para definir es tipo  intelectual estudioso de un tema o campo en particular. Está orientado en los logros, y centra sus esfuerzos en la adquisición de conocimientos y habilidades sobre curiosidades y objetos de interés. O sea, un hartible. Un pelma del golf como lo hay de la ecología o en la búsqueda de setas.

Definitivamente Brooks Koepka, que no da respiro a sus compañeros competidores en este PGA Championship, no quiere aburrirse y por ello es la vanguardia en la defensa del ritmo de juego y de no copiar todo.

Por eso afirmó,  “empiezas a compararte con otras personas, terminas tratando de ser esa persona. Tienes que ser tu propia persona, hazlo a tu manera. Puedes estar motivado por alguien, pero no tienes que ir tras ellos.

Esta postura le ha alejado en más de  una ocasión de los círculos de influencia del Circuito Americano. No olvidemos que Brooks Koepka se desarrolló profesionalmente en el European Challenge Tour con cuatro victorias y otras cuatro en sus incursiones en el  European Tour.

Ahora, cuando es nº 3 del Ranking Mundial, puede entenderse la personalidad fuerte de este jugador que está en condiciones de decir “No me importa lo que piensen de mí”, y concluir que “la presión viene del miedo. Si empiezas a pensar en el resultado o lo que podría suceder si haces algo, esa es la única vez que hay presión”.

Le vemos, por tanto por el campo concentrado, pero no angustiado. Intenta hacerlo de un modo natural y ya es natural, por eso se le da una higa lo que se comente.
Como escribía arriba, después de ese trabajo interior el golf en este PGA Championship el golf es una breva. O no.

Es una consecuencia de trabajar con mentalidad deportiva su propio carácter. La actitud de lucha que pone en juego es especial en los “majors” de los que acumula una proporción de victorias más que notable; de hecho tiene más victorias en los grandes, tres, que en los torneos ordinarios del circuito americano, dos.

En esta edición, además del récord del campo con 63 golpes en la primera jornada en Bethpage, ha batido también el récord de mejor resultado de todos los tiempos en 36 hoyos. “Jamás en los 159 años de vida de los grandes del golf un jugador había conseguido un marcador tan bajo después de dos jornadas y 36 hoyos. Lo firmó este viernes Brooks Koepka con rondas de 63 golpes el primer día y 65 el segundo para un total de 128, 12 bajo par” escribía El País.

Queda el domingo. Nada es definitivo hasta el final. Pero, qué quieren, alguien llamado Brooks Koepka está forzando al destino en un pueblo que se llama como otro de Tierra Santa.