hechosdehoy.com
Comunidad de blogueros

GOLF DE LOS GRANDES

Brooks Koepka líder del PGA Championship en la segunda jornada



Este jueves empezó el PGA Championship, uno de los cuatro grandes del año golfístico. Se concitan los mejores de los mejores en uno  campo singular. Y el defensor del título ya va primero.



José Ángel Domínguez Calatayud / Actualizado 18 mayo 2019

fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo
El recorrido Negro de Bethpage (Farmingale, Nueva York) se comió a varios de los mejores. Es usual en el US PGA Championship. Preparan el campo para hacerlo casi imposible. Y sin embargo…

Sin embargo hay golfistas nacidos para los retos. Personas que no miran de lado, sino de frente. A media juego de la segunda jornada sólo catorce profesionales del golf iban bajo par. Y si hablamos de jugadores que encaran los retos los hay de gran nivel entre esos catorce: Matt Wallace que no pudo por muy poco ganar la semana pasada en Inglaterra en British Masters; Justin Rose; Rickie Fowler; Adam Scott; Tommy Fleetwood; Dustin Johnson.

Y también un recuperado Jordan Spieth. Le habíamos visto en las prueba anteriores con un perfil decaído, alicorto, cabizbajo y perdido en los greens. Y ahora en este PGA Championship se hacía dos días por debajo de 70 golpes. Concretamente 69 y 66, en una vuelta de viernes con seis birdies y dos bogeys. Era, cuando acabó su ronda líder en Casa Club. Eso sí, faltaban los del turno de tarde.

Todos estos héroes de la lámina verde tenían que estar dando lo mejor de sí mismos. La realidad que tenían delante era de estrechas calles, un rough alto y tupido que obligaba a un sobreesfuerzo y unos greens con velocidad desconcertante por la lluvia caída.

Esta preparación de campo ha hecho una escabechina en el nutrido grupo español y mandando a casa a Jorge Campillo (+10), Jon Rahm (+5), Adrián Otaegui (+5). Sólo Rafa Cabrera Bello (+4) se salvó a última hora cuando el corte pasó de +3 a +4.  

Hablábamos antes de jugadores y de retos. Pues hay uno que es histórico y un modelo en el difícil arte de afrontar peligros, en remar contracorriente, en recuperar puestos y conquistar hoyos con fatiga: Tiger Woods. El californiano puede presentar con orgullo un hoja de servicio repleta de hazañas espejo de alguien que no se rinde.

Pero le ha salido un discípulo superdotado y es Brooks Koepka. Él se crece en los llamados majors, del que PGA es uno.

No obstante su edad, ya ha ganado tres majors: dos US Open (2017 y 2018) y un PGA Championship ((2018). Si gana éste de 2019, después de haber logrado el récord del campo en la primera jornada con 63 golpes, habrá hecho un póker americano de majors: dos US Open y dos PGA en apenas siete años como profesional.

Cuando queda el fin de semana la ventaja de Brooks es considerable. Pero lo que le hace difícilmente alcanzable es la mentalidad con lo que hace su trabajo. Parece que nada le distrae, nada le alegra en  exceso, pero nada tampoco le deprime o le desorienta. Por eso es hoy principal candidato para ganar un major más.

Queda espacio y tiempo para los demás pero no será el Black Course de Bethpage el que se lo ponga fácil.