hechosdehoy.com
Comunidad de blogueros

BUENOS MOMENTOS

La pequeña Suiza, aires de Ocho apellidos vascos con Maggie Civantos



La comedia de Kepa Sojo cuenta la historia de un pueblo castellano imaginario enclavado en el País Vasco, que lucha por ser parte del territorio vasco.



Rick Blaine / Actualizado 26 abril 2019

fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo
Tras una buena trayectoria realizando cortometrajes en la que sembró una nominación a los Goya, Kepa Sojo se lanzó al mundo del largometraje con un divertido juego de palabras: La pequeña Suiza



Escribe y dirige una comedia costumbrista que al igual que su primer largometraje viene producida por Kiko Martínez (Nadie es Perfecto Producciones Cinematográficas) quien ofrece buenísimos títulos recientes como Perfectos desconocidos o Errementari.

La película cuenta las peripecias de los habitantes de un imaginario pueblo castellano enclavado en el centro del País Vasco llamado Tellería, que desea, tras 700 años de historia, pasar a ser parte del territorio vasco.

Tras la negativa del gobierno de esta última comunidad a que la localidad pase a su territorio, un curioso hallazgo en el santuario del pueblo origina que los osados habitantes de Tellería pidan su anexión, nada menos que a uno de los países más desarrollados del mundo: Suiza.

Es una comedia muy divertida que bebe mucho de las raíces del humor berlanguiano y del humor costumbrista de todos los tiempos. Es una película centrada en el tema de la identidad y que no tiene nada que ver con Ocho apellidos vascos, aunque para muchos fans tienen un gran parecido. 

Una de las características que mejor funcionan en este tipo de comedias es el reparto. En este caso, está formado por una serie de rostros de la pequeña pantalla y, algunos, de la gran pantalla. El casting está formado por Jon Plazaola, en el papel de siempre, Maggie Civantos demuestra que es una actriz cómica notable e Ingrid García Jonsson que salva cualquier tipo de comedia (como ya ocurrió en Taxi a Gibraltar)

Para los personajes secundarios se opta por actores vascos entre los que destacan Ramón Barea, Karra Elejalde, Maribel Salas, Lander Otaola, Mikel Losada y Kandido Uranga que, este último, junto con Enrique Villén conforman una de las parejas cómicas mejor conseguidas de todo el conjunto del filme.