hechosdehoy.com
Comunidad de blogueros

YA VAN 16.000 DÓLARES

WGC México: altruismo latino con Rahm; ambición india con Sharma



Antes del WGC-Mexico Championship Jon Rahm se comprometió a donar 1.000 dólares por cada birdie y 3.000 por cada eagle para ayudar, a través de Cruz Roja, a los damnificados por el terremoto de México.



José Ángel Domínguez Calatayud / Actualizado 4 marzo 2018

fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo
Como recordarán en septiembre el país tembló hasta los 8,2 grados y produjo cuantiosas víctimas.

“Me siento hispano y latino, quiero ayudar a esta comunidad", dijo Jon Rahm y recoge Sky Sport; "esperemos hacer muchos (birdies & eagles) y pueda donar la mayor cantidad de dinero posible ". Por su parte El Correo nos recuerda que tuvo similar gesto para las víctimas del huracán que asoló Houston en agosto pasado. Tuiteaba entonces “I'm on board! I will be donating $1k for birdies and $2k for eagles I make thru the FedEx Cup playoffs to Hurricane Harvey relief efforts”.

No es nuevo en el golf profesional el abrir el corazón. Ciertamente ayudan y ayudan mucho a muchos. En Estados Unidos y en otros países hay una legislación favorable a estos gestos altruistas.

En el lado amateur no existe menos voluntad. Se canaliza las más de las veces organizando torneos benéficos. Los clubs por su parte abren sus puertas para que los demás tengamos la oportunidad de abrir el corazón.

En mi Club, por ejemplo, se celebrará el próximo viernes un cóctel en beneficio de Harambee. Bueno, lo organizan unas personas estupendas que con su asociación Prodean asisten ordinariamente a familias sevillanas con ayudas materiales y con esa alegría que tanto esponja el corazón de quien lo recibe. Iré.

Lo cierto es que además no puedo dejar de ir, porque mi tía Alicia, que ya colabora desmesuradamente con GSF (Golfeurs Sans Frontiéres), me ha dicho que le acompañe, que soy un egoísta, que no pienso más que en mi hándicap y en ganar la cerveza a mis amigos. “Cosa, por cierto - ha añadido –, que nunca logras, holgazán”.

Volvamos al golf profesional.

Rafael Cabrera Bello ha ido en el partido estelar y Sergio García en el que le precede. Jon Rahm jugó con Tony Finau y el inglés Ross Fisher. Fue un día de gran nivel porque a estos Campeonatos del Mundo vienen los mejores del Ranking Mundial que no están lesionados o que no tienen otra cosa mejor que hacer. Por dar un dato, de los 50 mejores del mundo sólo han faltado cinco.

Al sábado de un torneo le llaman el moving day, un día para los movimientos en la clasificación, después de las dos primeras jornadas que  definen los perfiles del juego. El moving day es para la lucha; es el momento de los riesgos y, por tanto, de aumentar las probabilidades de victoria o de la ruina de la tarjeta. De este último modelo ha sido el juego de Louis Oosthuizen que de ser líder el primer día con -7, acabó el sábado con un total de -2 a más de diez golpes de la cabeza.

Entre los que se han movido hacia el liderazgo están dos figuras portentosas: Tyrrell Hatton con una tarjeta de -7 en el día que le situó 2º empatado de cara al último día. Y, muy destacable Justin Thomas: 72 y 70 golpes en los dos primeros días era un rastro de pobreza perniciosa para quien ganó el año pasado la FedEx Cup. Pero en este sábado salió a reivindicarse.

Habría leído aquella frase del que fue presidente de México, Benito Juárez, cuando decía que “quien no espera vencer, ya está vencido”. Thomas se fue a por la victoria: -9 en total y en el día, y con esos 62 golpes nuevo récord del Golf Club Chapultepec.

Entre los cuatro españoles hubo pares y nones. Nones con Jon Rahm en resultado final: empezó con un doble bogey en el hoyo 1, para acabar ahí con dos golpes sobre el par; en la segunda parte se movió arriba y abajo: cinco birdies y dos bogeys para un acumulado de -5, muy lejos de los puestos que dan la victoria. La buena noticia es para la Cruz Roja mejicana: el vasco acumulaba 16 birdies, 16.000 doláres para las del terremoto.

Jorge Campillo estrenó el casillero de números bajo par en este moving day: hizo -2 en el día para -1 en el total.
Los otros dos españoles, Sergio García y Rafa Cabrera Bello sufrieron al comienzo, pero con sendos -2 en el día conservan un segundo puesto compartido. Y si la organización no dicta otra cosa saldrán justo antes que el partido estelar en el que, además del citado Hatton, saldrán el jugador mayor y el menor del torneo. Phil Mickelson (47 años) y Shubhankar Sharma (21). Cuando el indio nació Phil ya llevaba ocho victorias en el PGA Tour. ¿Bonito, verdad?

El indio de nervios templados, jugador revelación del WGC México, lidera con -13 la tabla y dos golpes de diferencia con los segundos. Viéndole jugar pensaría que sus ojos han leído al escritor mejicano Carlos Monsiváis: “Si nadie te garantiza el mañana, el hoy se vuelve inmenso”.