hechosdehoy.com
Comunidad de blogueros

DEL TITANIC A LA GLORIA

The Players habla español: Emiliano Grillo, Rafa Cabrera Bello o Sergio García



Eso en la última jornada. En la lucha habrá otros idiomas: el inglés de Ian Poulter, JB Holmes, Kely Stanley, Louis Oosthuizen, Patrick Cantlay y Pat Pérez; el sueco de Alex Noren o el italiano de Francesco Molinari.



José Ángel Domínguez Calatayud / Actualizado 14 mayo 2017

fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo
Cuando encendí el televisor no entendí nada de lo que pasaba en The Players. Parecía que me había equivocado de torneo. Repasemos: Sergio García en Casa Club con -5. Ahí era líder Emiliano Grillo con -6. También con -5 pero todavía en el campo, Rafael Cabrera Bello; y varios jugadores con -7. Pero no quedaba nada de aquel -9 con que se cerraba la vuelta del día anterior: Los líderes Louis Oosthuizen  y Kely Stanley iban +2 en el día. A la cabeza se unían See Woo Kim y JB Holmes.

Pero es que en el final de la tabla había un cataclismo. El encantador Matt Kuchar terminaba una vuelta de +9. Pero es que la revelación del año, el joven vasco Jon Rahm iba +7 después de 9 hoyos. Por edad no viví el hundimiento del Titanic. Por una recepción en  mi Club me perdí el hundimiento de Jon Rahm. El joven navío, rasgado el acero de su casco por sendos doble bogey en los hoyos 6 y 7 se puso dramático para lo que quedaba de vuelta.

Llegar al puerto, no caer al fondo y despedirse de TPC Sawgrass por no pasar el segundo corte era un imposible. Intentó achicar Jon con un birdie en el hoyo 9. Sin embargo, una nueva vía de otro doble bogey en el hoyo 10 inundaba hasta la sentina. Dos hoyos más adelante, en el 12, volvía a cometer bogey. Ya era un resultado horroroso con +9 en el día y más 5 en el acumulado. A esa hora, +5 era la frontera para poder seguir jugando el domingo.

La culpa para unos era del viento. Igual tenían razón. Pero igual no era el viento de Florida con rachas de 30 kms./hora, sino el huracán de un espíritu atribulado, masacrado por la repetición de errores. Y no saber qué hacer. Y no saber dónde, en que parte de su almario se guardaba el salvavidas de las capacidades perdidas.

Para Jon Rahm, navegando por los hoyos de la segunda vuelta, Sawgrass no era Sawgrass, era el mar de Terranova que se tragó un fría noche del abril de 1912 aquel orgulloso navío llamado Titanic. Y un nuevo boquete helador ampliaba el terror en forma de nuevo bogey en el hoyo 15. ¿Dónde buscar la salvación? A lo mejor en el hoyo 16 que era par 5.

A remar, Jon, a remar, que tú puedes, parecían cantar las altas palmas azotadas por el viento. Y con este impulso le hizo birdie al hoyo 16. Too late baby, now it’s late; quien así cantaba no era Carol King, sino el hoyo 17 que le preparó el último bogey: el bogey del adiós a The Players.

Pero volviendo a los puestos de cabeza habría que decir que el viento y la rapidez de los greens también les castigaba. No llegaban al doble dígito negativo: -8 era el resultado más alto en esos minutos centrales. El -5 de Sergio García no era, por tanto, un guarismo que temblase si le hablaban de victoria.

Menos aún el -6 del argentino Emiliano Grillo que fue líder en Casa Club, durante gran parte de la tarde. Toda esa parte de la tarde que quedaba hasta que el -7 de Si Woo Kim dijo en coreano “aquí estoy yo”.

Por lo demás, el líder, entonces JB Holmes, se metía en líos y subía de -9 a -8.  Ahora, transitando por el hoyo 14, compartía el camarote de lujo con Kyle Stanley. Dos jugadores poco mediáticos dirían hoy, que no arrastraban masas tras de sí, pero que manejaban con solvencia los palos, el viento y el carácter.

En fin, el domingo se planteaba como una jornada de gran emoción. Esos partidos son para gente muy serena, pero luchadora; jugadores en buena forma y con la técnica afilada. ¿Quiénes? Pues los que terminaron en el top 10 el sábado. ¿Sus apellidos? Holmes, Stanley, Oosthuizen, Kim, Grillo, Poulter, Cantlay, Noren, Pérez, Molinari y Cabrera Bello.

Sin querer hacer apuestas, apuesto por Rafa Cabrera Bello. No es corazonada, es verle como está encarando este reto sin dudas, sin zozobras de antaño. Y sin nada que perder. Y con todo lo que he escrito más arriba: serenidad, capacidad de lucha, buena forma y afilada técnica. The Players 2017 hablaría español.

También lo hablaría si gana Emiliano Grillo o Sergio García…¿por qué no?