hechosdehoy.com
Comunidad de blogueros

MUY PREMIADA

"Hedi, un viento de libertad", sutil retrato del Túnez post primavera árabe



Sensible y edificante historia de un joven tunecino que, dividido entre la tradición y la modernidad, debe afrontar un importante dilema que condicionará su futuro.



Rick Blaine / Actualizado 19 febrero 2017

fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo
Hedi es un chico sencillo: no habla mucho, no tiene mucho carácter y no espera demasiado de una vida que ya tiene trazada. Indiferente ante todo lo que le rodea, acepta las cosas como se presentan: deja que su madre, autoritaria y avasalladora, organice su casamiento con Khedija; que su jefe le mande a Mahdia la semana de su boda; y que su hermano mayor Ahmed, que ha venido de Francia para el enlace, le diga cómo debe comportarse.

En Mahdia conoce a Rym, una animadora de un hotel de playa en el que cada vez hay menos turistas. Hedi se sentirá atraído por su despreocupación y libertad, y acabarán teniendo una apasionada aventura. Pero los preparativos para la boda siguen su curso, y Hedi deberá elegir.

Al contrario de Hedi, su prometida Khedija no tiene forma de salir de debajo de la losa de la tradición. La han programado desde su nacimiento para que quiera casarse y tener hijos; nunca se le ha pasado por la imaginación que su vida podía ser diferente. No es una mujer sumisa, nadie la oprime, sencillamente no concibe otra forma de vida. Al igual que Hedi, se ha criado en un entorno donde no se conoce a personas nuevas, donde las diferencias no son bienvenidas. Acepta su destino sin cuestionárselo.

Hedi significa calma, serenidad, explica el director tunecino Mohamed Ben Attia, cuya película ha llegado este fin de semana a los cines españoles después de ser premiada en Berlín 2016 como Mejor ópera prima y con el Oso de Plata para Majd Mastoura como mejor actor.

El nombre se impuso como título de la película porque no solo define al personaje principal, sino también a la situación en la que se encuentra cuando comienza la historia. Hedi es la calma antes de la tormenta. Y como numerosos jóvenes tunecinos, conoce el peso de la tradición; en este caso, a través de su inminente boda con Khedija, una chica que también se ve aplastada por las costumbres y la religión".

Concebida conscientemente como una historia de amor o, mejor dicho, de un flechazo que cambia radicalmente la vida del protagonista, la película es ante todo una valoración de la juventud tunecina después de la revolución, la caída de Ben Ali y lo que el mundo llamó “la primavera árabe”.

En esta película no hay armas, no hay piquetes, no hay manifestaciones. Ningún héroe blande una bandera ni trepa por las barricadas, ofreciendo el pecho a las balas. "Mi intención ha sido levantar el velo que esconde la vida de estos jóvenes cinco años después, jóvenes que intentan encontrar un camino, que a veces consiguen ir hacia adelante y otras solo pueden ir hacia atrás", afirma Ben Attia.