hechosdehoy.com
Comunidad de blogueros

COMO UN MOONWATCH

Sergio García (-19), con gran fuerza mental, gana el Omega Dubai Desert Classic



El español ha dominado de principio a fin en el Emirates Golf Club con vueltas de 65-67-68-69 imponiéndose por tres golpes al sueco Henrik Stenson (-16).



José Ángel Domínguez Calatayud / Actualizado 5 febrero 2017

fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo
Sergio García suma con ésta 36 victorias en su palmarés, 12 de ellas en el Tour Europeo, en el que esta semana cumplía 250 participaciones. Con este triunfo se sitúa tercero en la Carrera a Dubái y será desde el lunes noveno en el ranking mundial.

Desde su última victoria europea –Commercial Bank Qatar Masters 2014-, ha sido segundo en doce ocasiones incluyendo el Open Championship y el Bridgestone Invitational, ambos en 2014, y ha logrado siete Top ten en los últimos nueve torneos puntuables para el Circuito Europeo desde abril del 2016.

Después de su triunfo ha declarado: “Estoy feliz. He empezado muy bien el año y espero que continúe la racha. Ha sido una semana complicada pero estupenda y muy positiva, he jugado muy bien y he metido buenos putts. Me siento muy orgulloso por la manera en que he ganado: lo he dado todo”.

Para los que le hemos seguido por televisión ha sido muy tranquilizador. Otras veces, viendo a Sergio García, nos sucedía lo que a esos fans de algún equipo de fútbol cuando su equipo que va ganando por 2 a 0 se encierra en su área. Surge entonces la intranquilidad que crece exponencialmente cuando al equipo le meten un gol y, no digamos cuando le empatan.

Más de una vez hemos visto al español estar primero y empezar a titubear con el putter y acabar nosotros perdiendo los nervios y él el torneo.

Este domingo las cosas han funcionado de otra manera; Sergio García salió con tres golpes de ventaja sobre Henrik Stenson. Nunca peligró esta ventaja; bajo a dos, sí, pero también subió a cuatro.

“Me he mantenido tranquilo y muy concentrado durante los 18 hoyos, sobre todo en los momentos cruciales. Estoy muy contento, he jugado bien, sin cometer errores. No ha sido tan fácil como puede parecer, Henrik (Stenson) es un grandísimo jugador que nunca cede y no te regala nada”, ha añadido.

El golf tiene algo de dura prueba de durabilidad y exactitud de los resortes más sensibles del espíritu humano.

Les contaré una cosa: el 1 de marzo de 1965 concluyeron las pruebas realizadas por la NASA, dentro de Programa Gemini, para ver qué reloj llevarían los astronautas en los entonces incipientes paseos espaciales. Sin conocimiento de los respectivos fabricantes, sus ingenieros adquirieron cinco relojes de las más prestigiosas marcas y los sometieron a pruebas de resistencia. Los test fueron sobre comportamiento ante fenómenos como la gravedad, la aceleración, vibraciones, vacío, etc.

El reloj finalmente certificado fue el Speedmaster de Omega que viajó como reloj oficial con la tripulación del Gemini 3.

Con el Apolo 11, el Speedmaster que llevaba en la muñeca Buzz Aldrin paseo el primero de todos por la Luna. Desde entonces se le conoce como Moonwatch. El reloj de la Luna el reloj exacto, el reloj fuerte de Omega, que, como saben, patrocinaba este torneo del desierto.

Los premios de golf se asemejan a los laboratorios de la NASA en cuanto nos van diciendo el estado de forma, la resistencia, durabilidad y capacidad de aguante de los profesionales.

Si nos atenemos al Omega Dubai Desert Classic, el mejor contraste del estado del juego de Sergio García lo tenemos en la tarjeta del último recorrido. Para empezar, es la única de los cuatro días que no contiene errores. Cierto, tampoco tiene un eagle como la del primera jornada y sólo la mitad de birdies que cada una de las de los tres días previos.

Pero lo grande es constatar que su última ronda, sus últimos 18 hoyos son un reflejo del control que ha ejercido sobre sus compañeros competidores y, más que nada, sobre sí mismo.

“No me he visto ganador hasta el tercer golpe del último hoyo. El birdie del 15 ha sido muy importante, pero casi igual o incluso más el par que he salvado en el hoyo 8, que también ha sido crucial”. Con estas palabras sintetizaba el campeón español la fuerza mental puesta en juego hasta el último hoyo.

En el día final del desierto Sergio García se ha mostrado fiable, seguro y con un asentado juego que puede aún dar mayores alegrías. Felicidades al español que pronto volverá a jugar en el Circuito americano.