hechosdehoy.com
Comunidad de blogueros

VIRTUDES Y DEFECTOS

La química de Chris Pratt y Jennifer Lawrence al más puro estilo de Interstellar



"Passengers" es la nueva propuesta cinematográfica de Morten Tyldum, una de las apuestas más importantes de la ciencia ficción de los últimos tiempos.



Rick Blaine / Actualizado 30 diciembre 2016

fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo
La Tierra está masificada. Los recursos escasean y la principal solución está en el espacio. Concretamente en un planeta de características similares llamado Homestead II. Este es el tema de Passengers, dirigida por Morten Tyldum y protagonizada por Chris Pratt y Jennifer Lawrence.

Con títulos de magnífica acogida en los últimos años como Interstellar (2014), Moon (2009), Gravity (2013) o The Martian (2015), la idea inicial era la de que Passengers se uniera a esa lista de películas memorables. Destacaron porque tenían en general más virtudes que defectos. 

Tras Headhunters y, sobre todo Descifrando Enigma, el cineasta noruego se había puesto un listón muy alto. Cambiando esta vez totalmente de registro con una película de ciencia ficción. 

Passengers, a parte de ser una película romántica, se centra también en la soledad. Llega a producir angustia y desasosiego, y la innata necesidad humana de unirse a sus semejantes. 

También se introduce en la entrega total de nuestro destino a la tecnología. Y como esta no es infalible, sino todo lo contrario, cuando eso pasa los seres humanos nos sentimos perdidos y vacíos. 

En ella y en un futuro cercano, la humanidad se ve capacitada para abandonar el planeta Tierra, superpoblado y sobrevalorado, en busca de nuevos entornos habitables. Este viaje supone un largo recorrido por el espacio de una duración de 120 años que los colonos deben recorrer en estado de sueño inducido en cápsulas especiales de hibernación. 

La nave Avalon, pilotada de forma automática y provista de las últimas tecnologías de autorreparación, es la primera en enviar civiles de forma masiva en un grupo de 5.000 personas.

Los problemas empiezan cuando, debido a una avería en las cámaras de sueño, un pasajero despierta de su hibernación 90 años antes de llegar a su destino. Desesperado al comprobar que no puede regresar a su cápsula, Jim Preston (Chris Pratt), un joven mecánico, comienza a desesperarse ante la perspectiva de envejecer y morir absolutamente solo.

Sin embargo, conoce a Aurora Lane (Jennifer Lawrence), una escritora de Nueva York que tiene como objetivo viajar por el espacio para después publicar la experiencia en un periódico. Todo cambia para él justo en el momento en el que la inmensa nave empieza a acumular una serie de fallos en cascada. Los problemas técnicos de la nave Avalon comienzan a la vez que los narrativos cuando de repente varios giros de guión desestabilizan la historia.


- Ver en Hechos de HoyLos audaces guiños de Rogue One a todas las sagas de Star Wars