hechosdehoy.com
Comunidad de blogueros

UNA GRAN SUERTE

Kirk Douglas, un siglo de vida del eterno gladiador del cine clásico



Para homenajear el siglo de vida de Douglas su hijo, el también actor Michael Douglas, y su nuera, Catherine Zeta-Jones, han organizado una fiesta a la que acudirán 200 personas , entre reconocidas estrellas y familiares.



Rick Blaine / Actualizado 9 diciembre 2016

fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo
Una leyenda. Así podría definirse a Kirk Douglas, un mítico personaje del cine que cumple cien años. El eterno gladiador de inconfundible hoyuelo será agasajado este sábado con una fiesta organizada por su hijo Michael y su nuera Catherine Zeta-Jones, a la que acudirán 200 amigos y familiares.

"Mi único trabajo consistirá en encontrarme bien y descansado para aparecer allí y ser encantador. Y, por supuesto, dar un pequeño discurso improvisado que habré practicado con mi terapeuta del habla para que la gente me entienda", explicó el actor hace poco en un artículo para la revista Closer Weekly.

"Tuve la gran suerte de encontrar a mi alma gemela hace 63 años y creo que nuestro maravilloso matrimonio y nuestras charlas de oro cada noche durante una hora me han ayudado a sobrevivir todas las cosas", indicó Douglas que aprovecha su gran fortuna para donar gran parte de ella a instituciones que apoya. 

Fue en su 99 cumpleaños cuando Douglas donó el año pasado 15 millones de dólares a Harry's Haven, un centro dedicado al tratamiento del Alzheimer ubicado a las afueras de Los Ángeles (California) y que cuida a pacientes que, en el pasado, trabajaron en la industria del cine o de la televisión.

"Dar a los demás es un acto egoísta porque te hace sentir bien contigo mismo. Siempre me preguntan por un consejo para una vida larga y sana, pero no tengo ninguno. Creo, eso sí, que existe una razón por la que estamos aquí. Tras el accidente de helicóptero y la apoplejía que sufrí, decidí hacer más bien en el mundo antes de abandonarlo", explicó.

En algunas de sus memorias publicadas en el pasado, no tuvo reparo en detallar sus escarceos amorosos con celebridades como Rita Hayworth, Joan Crawford o Marlene Dietrich, e incluso rememoraba cómo le confesaba a su terapeuta cierto temor a sufrir de impotencia tras acostarse 29 noches seguidas con otras tantas mujeres.

El extraño amor de Martha Ivers (Lewis Milestone, 1946) fue su primera película y una de sus más conmovedoras interpretaciones. A partir de entonces hubo muchas más: El ídolo de barro (Mark Robson, 1949), El trompetista (Michael Curtiz, 1950), junto a su amiga Lauren Bacall, El gran carnaval (Billy Wilder, 1951), Brigada criminal (William Wyler, 1951), Cautivos del mal (Vincente Minnelli, 1952), El loco del pelo rojo (Vincente Minnelli, 1956), etc, etc, etc...