hechosdehoy.com
Comunidad de blogueros

KELPIES Y SELKIES

Alex Noren gana el Scottish; Jorge Campillo se queda a un golpe del British



Excepcional jornada del extremeño con -5 en el día que casi le permite acceder a una de las cuatro plazas del Open Championship. El sueco hizo valer su diferencia de jornadas anteriores para terminar vencedor.



José Ángel Domínguez Calatayud / Actualizado 11 julio 2016

fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo
Si Danny Lee, neozelandés nacido en Incheon (Corea del Sur), hubiera leído algo de Escocia habría adoptado otra táctica en la ronda final. Al menos tendría que haber sabido algo más sobre los poderes de un kelpie.

Si Jorge Campillo hubiera desgranado las leyendas de las Highland no habría acumulado como yo tantas ilusiones con su gran juego del día final. Por los menos sabría cómo prevenir los ataques de un selkie mutado en Nicolas Colsaerts.

El kelpie es un ser mitológico, un caballo acuático, que vive en lagos y ríos solitarios. Fuera de su medio se aparece solitario como un potro gris o blanco e invita a los humanos a montarlo, para acabar llevando a sus víctima al fondo de las aguas.

Hoy había un kelpie en Castle Stuart, donde se juega el Aberdeen Asset Management Scottish Open. Otra cosa era Alex Noren (-14), surgido de la costa del Mar del Norte. Su juego sin especial brillo, su rostro sin apenas expresión de gozo o dolor, y su sereno cabalgar por el campo ha engañado a muchos, pero más que a nadie a Danny Lee (-12) que debió pensar que tenía alguna oportunidad.

En la ronda final, mientras el neozelandés terminaba -2 su paso por los primeros nueve hoyos, gracias a sendos birdies en los hoyos 3 y 6, el sueco no pasaba del par con el solitario birdie del hoyo 2, anulado por un bogey en el hoyo 8. No entraban los putts a Alex Noren y la música sonaba dulce desde el Moray Firth para Danny Lee, en una tarde serena, pacífica, mansa.

Pero un kelpie acaba llevándose el gato al agua y Alex Noren de dos acciones eficientes – birdies en los hoyos 12 y 15 – ahogó las ultimas esperanzas venidas de las antípodas.

El caso de Jorge Campillo ha dado más lástima, pues tuvo durante mucho rato el puesto que le otorgaría la invitación al Open Championship. Y mientras estaba en eso, nada podía hacer ante el buen juego del escocés Richie Ramsay (-11) y el excelente empuje de un reaparecido Matteo Manassero (-12) o del estelar Tyrrel Heaton (-13).

Pero la puntilla vino de un selkie belga. En las leyendas escocesas se cuenta que los selkies eran criaturas míticas capaces de transformarse en sello y viceversa. Y ¿no les parece que, en los últimos años, el juego de Nicolas Colsaerts, por su perfil plano y valor facial es un sello devaluado?

Pues hoy, el belga salió del sello al poco de comenzar los segundos nueve hoyos y desde el hoyo 12 al 18 encadenó un eagle y cinco birdies. Fue la de nuestro extremeño una cara que se quedó pegada como un sello, pues por un golpe - ¡ay, ese bogey del hoyo 18! – se perdió la oportunidad de jugar en el Royal Troon el Open Championship. Ya les digo, infortunios tejidos por los seres mitológicos de la sugerente Escocia.

Pero hoy desde el punto de vista del juego hay un triunfador indudable, y un incontestable dragón agazapado para brillar un día. Triunfó Alex Noren, que cerró un torneo bien centrado de 274 golpes (70-66-68-70). Y crece en madurez Jorge Campillo, con 278 golpes (72-66-72-68). Su jornada final, dos bogeys y cinco birdies es una balada a las promesas que van cumpliéndose.

El viento, las nubes y los perfiles gris oscuro de las colinas sobre el estatuario han contemplado la épica de unas huestes del golf, pero todo invitaba a componer poemas. Annie Lennox, es una cantante nacida en Aberdeen a quien no importa reconocer: “the poetic side of me is Scottish”.
Y con esa vena escocesa se escribió aquel “Why” que escuchamos a Annie:
“Este es el libro que nunca leí,/estas son las palabras que nunca dije,/este es el camino por el que nunca caminé/estos son los sueños que en su lugar soñaré”.

La estación del siguiente sueño se abre el próximo jueves en Royal Troon: The Open.