hechosdehoy.com
Comunidad de blogueros

LOS FOCOS POLÍTICOS

La Doctrina del shock, el debate de la agenda secuestrada



Sea en Bilderberg, en Davos, en Bruselas, en la Brooking Institution, el New American Century o Wall Street, los poderosos, temerosos del comunismo, elaboraron una agenda y procedieron a aplicarla con rigor.



Melvin Mañón / Actualizado 21 junio 2016

fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo
La gran contraofensiva teórica de los sectores mas conservadores de EE. UU. tuvo su máximo exponente en la Escuela de Chicago. Conceptualizada a raíz de la Segunda Guerra Mundial pero formulada y lanzada a mediados de los años 60 del siglo pasado, la reacción conservadora se centró en dos ejes y no se ha desviado de estos en ningún momento.

Sea en Bilderberg, en Davos, en Bruselas, en la Brooking Institution, el New American Century o Wall Street, los poderosos, temerosos del comunismo como alternativa y como instrumento de presión para forzar reformas democráticas, elaboraron una agenda y procedieron a aplicarla con rigor.

Primer eje: despojar de derechos, conquistas, beneficios y unos pocos privilegios económicos y legales adquiridos a los trabajadores de todo el mundo no comunista quienes habían alcanzado esos logros precisamente a causa del miedo que inspiraba a esos sectores conservadores la existencia de los países comunistas.

Para esta etapa, esos sectores conservadores aplicaron a partir de los años 70, la llamada “shock doctrine” o “doctrina del choque” que fue inaugurada oficialmente con el golpe de estado de Pinochet en Chile. Con variantes, ajustes y retoques, con violencia donde hizo falta, con propaganda, con presiones suaves o fuertes aplicadas por los organismos internacionales, por los bancos y con la protección del Consenso de Washington el modelo se impuso en casi todo el mundo. Todavía, bajo la bandera del modelo neoliberal, este eje sigue vigente.

Segundo eje: perseguía desmontar el clima, las instituciones y los procedimientos democráticos, o lo que es lo mismo, el estado de derecho que había logrado consagrar ciertos niveles de seguridad ciudadana, respeto a la ley, libertades públicas y derecho de los pueblos a la autodeterminación. Para secuestrar primero y desmantelar después este entorno democrático, ha servido la “guerra contra el terrorismo” después del 11 de septiembre de 2001 que las condiciones  de opinión pública, desmantelamiento de la oposición democrática y control mediático estuvieron maduras.

El 9-11 en Estados Unidos, como implican numerosas teorías conspirativas una acción que desde muy temprano fue detectada por sectores conservadores, vía las agencias de seguridad las cuales tuvieron conocimiento de lo que se tramaba y pudiendo impedirlo dejaron que ocurriera de manera que pudieran justificarse todas las medidas de seguridad que vendrían a continuación o lo que es lo mismo, el desmantelamiento del estado de derecho, de las libertades públicas y del orden internacional.  Así tuvieron la excusa perfecta.
 
La “Doctrina del shock” y “la guerra contra el terrorismo” comportan como premisas condicionantes:

1.- la bancarrota del socialismo en la U.R.S.S. y el desmonte de todo el campo socialista además de despejar el escenario de competidores geopolíticos crearon un vacío moral e ideológico todavía hoy no superado del todo. Aunque este es un proceso históricamente transitorio fue percibido presentado y transmitido como definitivo y final.

2.- la sustitución de todas las agendas nacionales de lucha democrática, revolucionaria o progresista que pasaron a la defensiva abrumadas por el poder mediático, por el poder político y por el control económico conservador. De repente la “revolución” dejó de tener sentido y futuro y el mismo vencedor se ocupó se suministrar y alentar otras causas en las cuales la gente de cualquier país pudiera ocupar su espíritu de lucha, su vocación de servicio e incluso un medio de vida.
 
Mientras el mundo fuera de la República Dominicana se acerca a una catástrofe alimentaria y humanitaria, mientras la isla se calienta como un fogón. La inseguridad ciudadana causa estragos en la conducta y los autores del fraude electoral se apertrechan tras las defensas que a tales fines construyeron.

Muchos dominicanos progresistas están discutiendo si los transexuales deben entrar o no a los baños de hombres o de mujeres, si la homosexualidad es adquirida o genética, si la agenda LGTB es pertinente, si la educación sexual en las escuelas es apropiada, si la violencia de género esto y la violencia intrafamiliar lo otro. No sugiero ni digo que no sean problemas, que si lo son, simplemente, no son “el problema”.
 

- Ver en Hechos de HoyTres puntualizaciones a comicios transparentes pero no limpios.