hechosdehoy.com
Comunidad de blogueros

TED 2

El irreverente humor de Seth MacFarlane con Amanda Seyfried y Mark Wahlberg



En realidad el guion es una excusa para montar una colección constante de secuencias que recuerdan las otras producciones de McFarlane como Family Guy y American Dad.



Rick Blaine / Actualizado 31 julio 2015

fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo
En 2012, Seth MacFarlane conseguía algo tan difícil como articular un discurso narrativo de esa comedia de finales de los 80 y principios de los 90, enterrado bajo finas capas de incorrección política y cierta tendencia a la comedia absurda. El director y guionista, y también voz de su juguete combinaba a la perfección su tendencia hacia la comedia gamberra con la ternura.

Ted 2 es una propuesta más orientada a satisfacer a MacFarlane que al gran público. El mensaje aquí es lo de menos, prima el humor gamberro en el conjunto, y al final la película acaba acercándose en puerilidad a la nada memorable Mil maneras de morder el polvo. En este sentido, las críticas aseguraron que la cinta es un refrito de lo que le hace gracia a él.

El movimiento era lógico, ya que Ted (2012) se convirtió a los pocos días de su estreno en la comedia para adultos más taquillera de la historia. Más allá de su resultado comercial, el artístico no cumplió las expectativas que se esperaban del responsable de las series Family Guy y American Dad. Con Ted 2 ocurre lo contrario.

Ted (voz de MacFarlane), el irreverente oso parlante se ha casado con Tami-Lynn (Jessica Barth), lo cual no le ha impedido seguir con la eterna amistad que el peluche y John Bennet (Mark Wahlberg) mantienen desde la infancia. Cuando Ted decide que es el momento de tener un hijo con su esposa, Bennet lo ayudará a encontrar el mejor donante de esperma para la tarea, porque el peluche es…eso, un peluche.

Existe otro pequeño problema: Ted no es reconocido por el Gobierno como una persona, porque, repito, el peluche es un peluche. Sin embargo, la abogada Samantha L. Jackson (Amanda Seyfried) hará todo lo posible para que se le reconozcan sus derechos ante la Ley. Y hay más.

El malvado Donny (Giovanni Ribisi), que ya aparecía en la primera parte, querrá aprovechar la situación para hacerse con Ted una vez que oficialmente sea declarado propiedad, un simple juguete, y no un ser humano. Y hay más, que cabe perfectamente en las dos horas de metraje sin dar la sensación de ser una obra pesada.

Las críticas no han sido del todo positivas. Mientras que unos aseguran que “está claro que MacFarlane puede hacer chistes simples siempre que mantenga pulsada la “f” de su teclado. Algunos de ellos son muy divertidos. Pero muchos de ellos no funcionan y pisan un territorio muy gastado: marihuaneros, clichés políticamente incorrectos…”, otros aseguran que “he visto peores comedias este año, y veré mejores”.


- Ver en Hechos de Hoy: Chispa de Harrison Ford con Lee Toland Krieger y el terror de Cassidy Gifford