hechosdehoy.com
Comunidad de blogueros

JOYAS DE LA MÚSICA

Adiós a la leyenda de la música B.B. King, el maestro y embajador del blues



A lo largo de una carrera en la que ganó 15 Premios Grammy, figuran temas como "Three O´Clock Blues", "The Thrill Is Gone" y "When Love Comes to Town".



Olvido Rita Ferreiró / Actualizado 15 mayo 2015

fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo
Considerado el rey del blues, el músico B.B. King falleció en Las Vegas (Nevada, Estados Unidos.) a la edad de 89 años. Uno de los mejores guitarristas de todos los tiempos, siempre acompañado de su inseparable guitarra Gibson, apodada Lucille, King ganó a lo largo de su carrera unos quince Premios Grammy, más que ningún otro músico de blues.

Había estado internado en el hospital en las últimas semanas debido a una deshidratación como consecuencia de la diabetes contra la que luchaba desde hace años. Un mensaje publicado el 2 de mayo en la cuenta de Facebook del artista explicaba que estaba recibiendo cuidados paliativos en casa y agradecía el apoyo de sus seguidores.

Riley B. King nació en 1925 en una plantación de algodón cercana a Itta Benna (Misisipi). Allí, durante los primeros años de su vida, trabajó en una granja al tiempo que acudía algunas horas a tomar clases en una pequeña escuela local. Asimismo, también comenzó a tocar por las esquinas de aquellas calles deprimidas y en las localidades próximas.

Fue en 1947 cuando decidió dar un paso adelante y hacer autostop en dirección a Memphis para labrarse una carrera musical, que estuvo llena de éxitos. El músico y padre del blues, que ingresó en el Salón de la Fama del Rock and Roll en 1987, publicó desde entonces más de 50 discos.

B.B. King comenzó a grabar a finales de los años cuarenta con Sam Philips, más tarde fundador de Sun Records, el sello local que publicó los discos de Elvis, Roy Orbinson Johnny Cash. Durante los siguientes años, King brilló como la gran estrella de la ciudad. Incluso actuó por primera vez ante un público blanco convirtiéndose en el gran referente para las generaciones que vendrían después.

Él era el último de los artistas legendarios de este estilo surgido en el delta del Mississippi. Su gran salto a la fama tuvo lugar a finales de los años 60 del siglo pasado, con The Thrill is Gone, un tema que se convertiría en su sello personal. Hay que recordar que su interés por la música comenzó desde pequeño cuando cantaba en un coro de iglesia y aprendió a tocar la guitarra con su tío, que era pastor evangélico.

A partir de los años ochenta su carrera discográfica se estancó aunque siguió siendo un habitual de los escenarios. “Pienso que el blues, como cualquier otra disciplina musical, tiene un lado bonito y un lado triste, y por otro lado está un lado verdaderamente feliz, por lo que intento representarlo de esa manera. El blues no siempre es triste, no al menos para mí. A veces te sientes contento, a veces quieres bailar”, explicó King durante una visita a Barcelona en 2004.

- Ver en Hechos de HoyCate Blanchett contra las etiquetas al confesar su secreto con mujeres.