hechosdehoy.com
Comunidad de blogueros

HORROR DE CAMPEONATO

Halloween se escribe con driver cuando se juega contra las Rules



Realmente con la cultura del Halloween ni hay respeto por los vivos ni por los muertos, ni nada valen las sanas tradiciones de Saint Andrews.



José Ángel Domínguez Calatayud / Actualizado 31 octubre 2014

fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo
Algún lector me ha preguntado qué me pasa que hace días que no escribo sobre mi prima Margarita. Se habrán fijado que ni siquiera al evocarla ahora he puesto junto a su nombre ningún superlativo referente a su belleza.
 
Pero, para los más desmemoriados, recuerdo que hace unos días hube de citarla porque apareció desde el hoyo 18 cantando arrebolada una canción de amor a coro con un joven caballero de espléndida planta. Para mí fue un sorpresa que me dejara de lado, en el doble sentido de éste término. Sustituyó mi grata compañía en los greenes por la de este caballero, y, segundo sentido, no me informó de que me daba calabazas, teniendo yo que enterarme de repente: lo peor de esto, es que me obligo a la penosa tarea de jugar al golf en los siguientes días con gente menos atractiva que ella, dicho sea sin gana de ofender a mis compañeros contrincantes.
 
Pues bien, como hace un amigo mío con el driver, que, cuando no es capaz de meter la bola en calle, lo castiga y no lo saca de la bolsa en una temporada, yo he castigado a Margarita: nunca más hablaré con ella. Está decidido. Empieza el mes de los difuntos – no de Halloween - y para mi esta prima esta muerta. Ni una palabra más. Punto. No escribiré sobre ella por los restos…se acabó…
Perdón; ahora sigo, que suena el teléfono.
.- Residencia del duque, dígame.
.-… … …
 
.- Aaah! Pero si eres tú, que alegría. (la que llama es la más bella de las primas, mi prima Margarita, y está en plena efervescencia: les pongo el altavoz para que ustedes puedan apreciar la gracia que tiene).
.- ¡Alegría! ¿Dónde está la alegría? – brama su aterciopelada voz por el auricular.
.- Mi felicidad es escuchar tu dulce voz, prima del alma.
.- Bah! deja de soltar cursiladas y escúchame: tienes que hacer algo para suspenderlo.
.- ¿Para suspender qué?
.- ¡¿Pues que va a ser?! Ese campeonato tétrico al que se ha apuntado Óscar.
 
.- ¿Óscar? ¿El de los premios de Hollywood?
.- No, so burro: Óscar era el chico con el que venía jugando al golf los últimos días y al que he mandado a paseo por apuntarse a ese Horror de Campeonato. ¡Por Dios! ¿Cómo puede una dejarse engatusar? ¡Con la cara de ángel que tenía y lo bien que cantaba! ¡Con ese swing tan mono cuando “aprocha”! Es una serpiente y se apunta a ese Horror de Campeonato del mes de los muertos.
 
(Como se habrán, percatado el caballero ya no ocupa lugar de honor en el corazón de la dama. Por lo que sólo me resta averiguar que competición bendita ha hecho que me telefonee la mas dulce de las socias del Club).
.- Entiendo, querida tu desazón…
.- ¿Desazón?: ni desazón ni leches: lo mío es cabreo, mezclado con ganas de asesinar y deseos de venganza todo junto. ¡Tienes que anular ese Horror de Campeonato! – insiste mi prima Margarita.
 
.- Ya. Y por “Horror de Campeonato” te refieres a…
.-  A cuál va a ser!: a esa horterada que se ha convocada para mitad de mes, que no sé ni como el Club lo admite y la Federación no lo impugna por llamar campeonato de golf a semejante engendro. ¿Pero es que nadie tiene respeto a una Denominación de Origen, tan antigua como la del aceite de Oliva. Golf es golf y tiene sus “Rules” y lo demás es repugnante hallooweenesca y deplorable caricatura.
.- Cierto, querida – le digo apaciguador -, veré que puedo hacer.
.- Si no lo eliminas, ni se te ocurra volver a llamarme – concluye la bella dama, sin reparar en que ha sido ella la que ha llamado y no al revés.
 
Cuelgo. A ver. Abro mi portátil. Veo mis mails pendientes de lectura: un buen número para un cupón - 12347 – y busco la convocatoria: y aquí está. Parece simpática y tiene ingenio. Ciertamente algunas reglas locales del torneo no son muy estrictas y otras se alejan algo de lo que un recto gentleman del golf tiene por costumbre respetar por bendición expresa del Royal & Ancient.
 
Espigo aquí alguna de “reglas”, pidiendo disculpas anticipadas porque soy consciente de que herirán la sensibilidad de los lectores más fieles a la norma:
“Regla 6: La salida de "bunker" se puede efectuar con la mano, así como con el pié (sic) siempre que no te vean. En caso de que alguien te vea, se penalizará con dos golpes… al "mirón" por chivato.
Regla 7: Cada jugador dispondrá de 2 “mulligan” (1 por vuelta), en la salida del hoyo que elija.
Regla 9: Se puede utilizar el ”tee de calle” en cualquier punto del recorrido, excepto en el “green”.
Regla 10: El jugador que en un par cuatro llegue de dos golpes al “Green”, deberá repetir el segundo golpe, para demostrar que lo hizo queriendo, finalizando el hoyo con la segunda bola”.
 
Realmente con la cultura del Halloween ni hay respeto por los vivos ni por los muertos, ni nada valen las sanas tradiciones de Saint Andrews. Pero bienvenido sea un campeonato que deja libre a mi prima Margarita. Estoy por apuntarme a escondidas…¿o será mucho riesgo?