hechosdehoy.com
Comunidad de blogueros

TIEMPO AL TIEMPO

Belén Mozo vuelve a brillar en Ontario: la belleza del swing



Entre las damas del golf venían luciendo distintos buenos resultados Azahara Muñoz, Beatriz Recari y Carlota Ciganda, pero poco sabíamos de la rubia gaditana.



José Ángel Domínguez Calatayud / Actualizado 8 junio 2014

fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo
Belén Mozo ha jugado este año diez torneos de la LPGA (Asociación de Damas Profesionales del Golf) y sólo ha pasado 5 cortes, con unas posiciones que van del puesto 75 empatada en el Kingsmill al 10 empatada en el Airbus Classic LPGA. De los dos rankings de damas está en el puesto 58 de la Race to CME Globe y en el 149 del Rolex.
 
No es nada malo esto si tenemos en cuenta que no lleva ni cinco años en el circuito profesional. Con Belén ha ocurrido lo que pasa a muchos chicos de buenas notas en el Bachiller y sobre los que se elaboran pronósticos idealizados sobre su trayectoria en la Universidad y en la Empresa. La joven, que había sido la primera desde 1972 en ganar el British Women Amateur y el British Girls Amateur Championship, y que en 2011 se proclamó novata del año de la LPGA, ha luchado muy bien y no hay razón para meterle prisa: dejémosle que madure su juego y su cabeza: tiempo al tiempo con el viento de Levante.
 
Por de pronto esta año ya tiene un décimo puesto. Ahora va a por más en el Manulife Financial que se juega esta semana en Waterloo, Ontario (Canadá). Tras los dos primeros días con 68 y 67 golpes estaba en sexta posición de una tabla en cuyo Top 10 hay cinco norteamericanas, cinco coreanas, dos chinas, una sueca y esta española de Andalucía que antes de comenzar la tercer ronda ya llevaba 25 sin errores. Desde luego que esos resultados eran un fuerte apoyo moral y una manifestación de concentración, seriedad y madurez.

Empezó muy niña a jugar al golf. Cierto es que pocas cosas tan eficaces como empezar de niño una actividad para dominarla: Mozart ya componía a los 6 años piezas de concierto de extraordinaria belleza; la teoría de la relatividad especial y su famosa ecuación fue escrita por Albert Einstein con tan sólo 26 años; el muy prestigioso físico y matemático John von Neumann, se aprendió la lista de teléfonos con 8 años (a lo mejor no sólo de memoria, sino comprendiéndola), aunque la lista de teléfonos de su Budapest natal no sería extensa teniendo en cuenta que el invento patentado por Graham Bell era relativamente reciente; el propio Graham a sus 12 años ya hizo su primer invento: el descortezador de trigo para el molino familiar.
 
En fin, Dalí y Picasso en pintura, Beethoven en música, Gates y Jobs en informática o mi primo Gonzalo en salto olímpico con caballo son otros tantos ejemplos de niños prodigio que comienzan una cosa y la perfeccionan desde temprana edad.
 
Precisamente por su precocidad y su deslenguado natural, mi primo Gonzalo se quedó sin caballo un mes entero cuando su padre, mi tío, le recriminó su, digamos, falta de proyección profesional:
 
.- Gonzalo, yo a tu edad ya era abogado
.- Sí papá – respondió mi primo sin pensarlo dos veces -, … y Carlos V a la tuya Emperador de Alemania.
También he comentado en estos días con mis compañero de partido lo de aquel primo segundo mío de San Sebastián que llamó a Guinness para inscribir su récord.
.- Yes, Sir: y ¿cuál es su record, señor?
.- Pues que va a ser, hombre: que he completado un puzzle de 20 piezas en 6 meses –contestó ufano el candidato a recordman.
.- Hum! Me parece, señor, que eso no tiene pinta de plusmarca.
.- ¿Cómo que no? – protestó el hombre -, ¡Si en la caja pone “de 1 a 2 años”!
 
Pues Belén Mozo a la edad de 8 años ya jugaba al golf bajo la mirada y con el aliento de su madre. ¡La de bolas que habrá dado la chiquilla en Vistahermosa…! Y ahora, después de pasar por la Universidad Southern California, recorre el circuito femenino para abrirse un hueco lleno de “Parks” coreanas y de “Lewis”, “Cramers” y “Wies” americanas.
Dadle tiempo, dadle bolas, dadle ánimos y moverá el mundo que decía aquel otro genio precoz, Arquímedes de Siracusa, queriendo mandar lejos esta bola sobre la que vivimos.

Al final de la tercera jornada Belén Mozo ha seguido en la excelente línea de los dos anteriores, 68 golpes (-10), haciendo cuatro birdies y un solo bogey. Son imagen de un juego consolidado que puede llevarle a su primera victoria pues está a cinco golpes de la cabeza.