hechosdehoy.com
Comunidad de blogueros

MATEMÁTICAS DOMINICANAS

Medina vs Fernández: El todo es mayor que cualquiera de las partes



El PLD no está a punto de estallar. Es más grande, más poderoso, más organizado y mejor estructurado que Danilo y que Leonel aunque ellos hayan sido creadores.



Melvin Mañón / Actualizado 16 marzo 2014

fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo

Un artículo publicado recientemente en Nuestro Tiempo se titula: La burbuja del PLD a punto de estallar. Esa publicación documenta la historia del PLD, la renuncia de Bosch, el asalto del partido por los depredadores y cita numerosos ejemplos de lo que ha venido y continua sucediendo en el PLD.

La publicación referida viene tras un periodo mas o menos largo de rumores, decires y comentarios dando cuenta del enfrentamiento entre Danilo Medina y Leonel Fernández. Se alimentan estos rumores, tanto de las numerosas señales y evidencias de conflicto como del deseo y la esperanza que albergan muchos dominicanos de que el PLD, en efecto, estalle desde dentro en una especie de insalvable catástrofe.

Todos los opositores veríamos con agrado e indisimulado deleite que el PLD se dividiera porque, de ese modo, podríamos estar mas seguros del desenlace y menos presionados para derrotarlos.

Precisamente. Contra esta esperanza es que debo prevenir a quienes me lean y crean.

Concurro en aceptar las contradicciones como reales y agudas. Concurro en resumen en todo o casi todo respecto al historial, recorrido y contenido de las contradicciones internas. Lo que no comparto es la conclusión y de hecho me preocupa que muchos se agarren de esto para, como dije antes, sentir la carga mas suave.

El PLD no va a estallar ni está a punto de hacerlo. El PLD es mas grande, mas poderoso, mas organizado y mejor estructurado que Danilo y que Leonel aunque ellos hayan sido creadores.

El PLD es una cultura, una maquinaria y un sistema que legitima la depredación que practican sin pudor. Los jefes peledeistas no tienen remordimientos ni problemas de conciencia. Están convencidos de que hacen lo correcto porque el Estado es, según ellos, para vivir de el. Eso de servir al partido lo asimilaron bien. Luego, lo de “para servir al pueblo” solamente requirió un cambio de verbo. Al PLD lo une en estrecha camaradería la complicidad y la convicción de que deben, tienen que permanecer en el poder, como sea y con quien sea porque esa es la única garantía de que, la llave que les trae riquezas a granel siga abierta.

A los verdaderos peledeistas le importa un carajo la suerte de Danilo o de Leonel. Es la suerte propia la que verdaderamente les importa. Saben que deben permanecer unidos porque todos los demás, son “los otros” y de esos nunca esperan nada bueno. Como algunas fieras de la selva “son come solos” y a nadie dan cabida.

Ellos, los peledeistas, están al tanto de esas disputas y se ponen del lado de uno o del otro, pero no van a agredirse por ninguno de los dos ni van a dejar que, por la brecha abierta por esas disputas, entremos los opositores. A menos que se produzca una situación fuera de control y en si misma catastrófica esa división no va a ocurrir mientras estén en el poder pero si sucederá después que los hayamos derrotado.

El PLD deja un legado perverso de cuya magnitud no hemos cobrado conciencia todavía. Ningún gobierno ha creado tantas instituciones en la historia de la República Dominicana. Entre ministerios, direcciones, departamentos y agencias esta gente ha creado una verdadera red, una tela de araña gigantesca.

Pues bien, cada una de esas entidades ha nacido torcida; todas funcionan en base a la simulación, corrupción y la trampa. No es que hayan tramposos dentro sino que la única manera de entrar allí y salir es a base de trampa y corrupción. Tratemos de imaginar quién, cuándo, dónde y cómo podría arreglar ese engendro cuando ellos no sean ya gobierno. Tratemos de imaginar como enderezar un tronco de árbol que creció torcido.

No señores. El PLD no es una burbuja a punto de estallar aunque mucho me gustaría que así fuera. Sus contradicciones merecen nuestra atención y debemos ser capaces de aprovecharlas, pero no esperemos la división. En la escuela, cuando era apenas un chamaquito la maestra de matemáticas lo enseñaba:

El todo es mayor que la suma de cada una de las partes. La fuerza, el impulso de autopreservación de privilegios al interior del sistema peledeista es mas poderoso que las ínfulas de Leonel y que los escrúpulos de Danilo si es que los tiene. Ese PLD es capaz de sobreponerse a ambos y de sobrevivirlos. No nos engañemos.


- Melvin Mañón, escritor y reputado analista, reside en la actualidad en la República Dominicana.