Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Síguenos
Martes, 25 de abril de 2017. Madrid: 04:35 h
hechosdehoy.com

Síguenos:  Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter RSS

  Buscar
Suscríbete gratis
Especiales Tecnología  Redes   |   Tecnología personal   Especiales Ocio y Cultura  Viajes   |   Videojuegos   |   Madrid-Toledo-Barcelona + AVE
Especiales Salud  Innovación farmacéutica   |   Investigación médica   |   Psicología   |   Los retos del Alzheimer
Especiales Enfoques  Empresas y negocios   |   Golf   |   Recetas   |   Relatos
  Comunidad de blogueros

¿Por qué Shostakovich, la música agridulce y romántica, la de la revolución social?

Si vivieras, le regalarías música a este mundo efervescente que actuaría como bálsamo de belleza y sentimientos, para reconducir violencias, odios, fanatismos hacia una meta de mayor bienestar dentro de un orden nuevo.

UN MUNDO EFERVESCENTE
 / Actualizado 17 abril 2016 Ampliar el textoReducir el textoImprimir este artículoCorregir este artículoEnviar a un amigo
Dmitri, ¿qué pensabas cuando componías? ¿Era sólo música, inspiración melódica o querías expresar algo más?
 
Algo de la revolución soviética idealizada por ti, como por tantos otros artistas y pensadores de tu época, que creían en la justicia social que perseguía el marxismo. Y aunque el sistema represivo comunista y sectario también rechazara tu música en algún momento, no por eso abjuraste del sustrato ideológico que quería construir una sociedad mejor en tu madre Rusia, después de siglos de injusticia y desigualdad.

El gran Tolstoi ya lo denunciaba en pleno siglo XIX: millones de campesinos y proletarios convertidos en siervos, en esclavos de la casta superior dirigente que poseía tierras y poseía seres humanos.
 
Aquello tenía que estallar y un día de octubre de 1917 estalló finalmente. Tú, Dmitri, eras aún un niño. Pero creciste y viviste en ese ambiente de revolución, renovación, marxismo-leninismo. Luego llegó Stalin, el terror, las purgas, la guerra contra Alemania. El sistema se pervirtió, se adulteró y fosilizó.

Y a tu muerte en 1975 aquel mundo, aquel ideal que soñaste ya caminaba al ocaso; para dar paso a la Rusia actual, dominada por otra camarilla de poder y riqueza parecida a la de los zares. Ya no son aristócratas terratenientes, ahora son militares, advenedizos, especuladores, mafiosos. Pero el resultado es el mismo: unos pocos ricos y poderosos y una gran mayoría de pobres que recurren al vodka para combatir el frío y la miseria de su vida.
 
En aquella Unión Soviética que ahora ya es historia irrumpe tu música y traspasa fronteras. Una música agridulce y romántica pese a todo, aunque parece querer escapar del romanticismo en exceso. Construida con gran modernidad, compatible con la revolución social. Se ajusta a un patrón de belleza clásica, pero aspira a llegar al pueblo.

Tu música maravillosa, Dmitri, sigue sonando desde entonces y se derrama por toda Europa, también por nuestra España. Aquí fluyen corrientes subterráneas que se originan en las capas sociales deprimidas y enfurecidas por lo que sufren y por lo que ven que ocurre entre las minorías del poder.
 
Primero fueron los movimientos de indignados. Ahora son ya movimientos sociales y partidos políticos. Han aparecido líderes inteligentes que arrastran los votos ciudadanos. La derecha, el poder financiero y los partidos que lo sustentan han comenzado a sentirse amenazados. Hay ya una guerra larvada para contener a la nueva marea como sea, a cualquier precio. Germina la semilla de una nueva revolución social. Aún no se adivina cómo ni cuándo explotará, pero se percibe que va creciendo y avanzando.

El capitalismo financiero ha cometido demasiados desmanes, demasiadas tropelías. La gente quiere empezar utilizando los cauces del estado democrático para intentar cambiar todo esto. Y más vale que lo consiga pacíficamente. Sino lo intentará por la fuerza, como tantas veces en la Historia, como en Rusia.
 
Este descontento social se entremezcla con las convulsiones del terrorismo yihadista y las de la destrucción climática del planeta. Parece no tener relación con esta revuelta social en germen, pero la tiene. Porque en el subconsciente de las mentes criminales del integrismo musulmán hay también un componente de rechazo y rebeldía contra el mundo occidental del capitalismo liberal. Y hay también una sensación colectiva de amargura y reproche frente a las actuaciones de los poderes políticos, económicos y militares en lo tocante al deterioro medioambiental de la Tierra.
 
Ya ves, Dmitri, tu música podría serenar los ánimos de tanta indignación. Porque nació en un mundo de revolución y cambio, pero su fuerza taumatúrgica proviene de que es la síntesis de los valores de la rebelión contra la injusticia y los valores permanentes de la belleza, la armonía y las ansias humanas de preservar la paz.
 
No sabemos todavía qué va a pasar en nuestro mundo en las próximas décadas. No sabemos si todas las convulsiones y los cambios volverán a ser cíclicos o si habrá progresos reales que se vayan consolidando, con un sistema económico global reformado en libertad, que aminore la pobreza y la desigualdad. Con una actuación decidida y encaminada a frenar el deterioro medioambiental. Con una paulatina neutralización del islamismo radical, que tenga su origen dentro de los propios países musulmanes.
 
Pero sé que si vivieras, Dmitri, le regalarías música a este mundo efervescente. Y tu música actuaría como bálsamo de belleza y sentimientos, para reconducir violencias, odios, fanatismos e intereses hacia una meta de mayor bienestar dentro de un orden nuevo.


- Para este vídeo se utilizaron entre otras, escenas de Il Gattopardo de Luchino Visconti (1973) y Anna Karenina de Maurizio Millenotti (1997) o la serie de televisión Guerra y Paz de 2007.

- La revista Time tituló esta portada de 1942 "El bombero Shostakovich" y comentó que "en medio de las bombas y el fuego en Leningrado, él escuchó los acordes de victoria". Shostakovich sirvió como bombero voluntario durante la batalla de Leningrado.
 


Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google Compartir en Yahoo Compartir en Google Reader

Volver arribaVolver arriba


 Comentarios

Recuerde que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
Comentar
Comentario
Título (obligatorio)
Nombre (obligatorio)
E-mail (obligatorio)
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen inferior
     
Acepto la cláusula de privacidad
Normas de uso:

Esta es la opinión de los internautas, no de HechosdeHoy.com

No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes (tanto españolas como internacionales) o que sean injuriantes.

Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tono y de tema.
El bombero Shostakovich en la portada de 1942. (Imagen: revista Time)
Noticias relacionadas:

Responso en sol mayor; ahora que ya estás fuera del tiempo

España, la investidura de Platón y las ondas gravitatorias

Lo proclamo alto y claro ¡Yo no soy Charlie! No soy ni quiero ser así

Refugiados: Un desarraigo físico, pero sobre todo un terrible desgarro del alma

Publicidad
Publicidad
Germán Loewe
A Vuelapluma
LAS PREGUNTAS

Mariano Rajoy y Carles Puigdemont, ¿qué hacer con Cataluña?

EL LEGADO DE KANT

Crítica de la pasión pura. ¿Qué mueve el mundo?

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Lo más Leído
EN JULIO

IED Madrid ofrece un curso de verano de diseño en la gastronomía

LA LECCIÓN DEL BREXIT

Emmanuel Macron frente a Marine Le Pen, se moviliza la Comisión Europea

VARIAS VERSIONES

Blanco o negro, el futuro que Xiaomi tiene preparado para el Xiaomi Mi Mix 2

Publicidad
Lo más compartido


LOS INTERROGANTES

La puerta que abrió Cristina Cifuentes en la semana trágica del Partido Popular



HONDO PESAR

Fernando Alonso, destrozado por la muerte del joven Gonzalo Basurto

Síguenos Síguenos en tu Smartphone Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Blogs on fire
EL MÉRITO NO NACE SE HACE

Carlota Ciganda y el putt de un metro para vencer en el hoyo 18

MOMENTOS ESTELARES

Varane, Alejandro Valverde, Al Pacino, Johan Cruyff, y Maltrato infantil

SABROSÍSIMOS

Espaguetis muy sencillos con tomate picado, anchoas y aceite del bueno

HH Visual Las imágenes más vistas Lo más leído Los últimos blogs
Archivo general
MARZO 2017
Mariano Rajoy y Carles Puigdemont, ¿qué hacer con Cataluña?
Crítica de la pasión pura. ¿Qué mueve el mundo?
...ver posts de otros meses
 
Publicidad
Faq/Enlaces Mapa web El Tiempo en el Mundo El Tiempo en España El Tiempo en República Dominicana El Tiempo en EE.UU. Callejero Internacional El tráfico en España Traductor Diccionario
Publicidad
© 2017 Media, Marketing & Web S.L. Publicación controlada por Google Analytics Publicidad  |  Aviso Legal  |  Política de privacidad  |  Política de cookies