Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Síguenos
Domingo, 26 de febrero de 2017. Madrid: 11:12 h
hechosdehoy.com

Síguenos:  Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter RSS

  Buscar
Suscríbete gratis
Especiales Tecnología  Redes   |   Tecnología personal   Especiales Ocio y Cultura  Viajes   |   Videojuegos   |   Madrid-Toledo-Barcelona + AVE
Especiales Salud  Innovación farmacéutica   |   Investigación médica   |   Psicología   |   Los retos del Alzheimer
Especiales Enfoques  Empresas y negocios   |   Golf   |   Recetas   |   Relatos
  Comunidad de blogueros

Lo proclamo alto y claro ¡Yo no soy Charlie! No soy ni quiero ser así

Un año después del atentado a Charlie Hebdo, el semanario publica una viñeta alusiva a la muerte del niño Aylan Kurdi y a las vejaciones sexuales sufridas por mujeres en Nochevieja en Colonia.

LESIÓN DEL RESPETO
 / Actualizado 23 enero 2016 Ampliar el textoReducir el textoImprimir este artículoCorregir este artículoEnviar a un amigo
En septiembre de 2015 una fotografía sacudió al mundo: el cadáver de un niño sirio, Aylan Kurdi, tendido boca abajo sobre una playa turca. El mar lo arrastró hasta allí, vestido todavía como cuando subió con su familia de refugiados a la embarcación que luego se hundió.

Aylan no sabía nadar y se ahogó, junto con otros muchos. Una víctima inocente más, de una guerra cruel e injustificable como todas las que son y han sido. El pequeño Aylan huía del infierno y aspiraba a alcanzar la tierra prometida de nuestra vieja Europa. Si existe el Paraíso, espero que ahora se encuentre allí, refugiado y seguro para siempre. Y a salvo de todos los ejemplares adultos de la especie humana, que es la más depredadora del planeta.
 
En enero de 2015 unos fanáticos yihadistas mataron a tiros a varios periodistas del semanario satírico parisino Charlie Hebdo, por haberse burlado del Profeta. La solidaridad internacional se hizo patente de inmediato. El lema que la encarnaba era “Yo soy Charlie”. El mundo libre se rebelaba así contra la barbarie. Contra la justificación de matar para vengar una afrenta o un insulto, aunque éste lo fuera con intención de sátira, muchas veces favorable al pretendidamente insultado.
 
Un año después, enero de 2016, Charlie Hebdo, fiel a su trayectoria ininterrumpida de provocación mediante la sátira descarada, el cinismo y el sarcasmo, publica una viñeta alusiva a la muerte del niño Aylan Kurdi y a las vejaciones sexuales sufridas por muchas mujeres en Nochevieja en la ciudad de Colonia.
 
“¿En qué se habría convertido el pequeño Aylan si hubiera llegado a adulto? En magreador de culos en Alemania.” Este texto viene ilustrado por una viñeta donde varios hombres con cara de cerdo corren detrás de una mujer.
 
Ante este uso cruel y despiadado de una tragedia humana para fustigar conductas o actitudes, se plantean de inmediato preguntas atropelladas, más allá de la indignación de muchos, de la connivencia de otros y de la ira larvada y generadora de odio de los musulmanes.
 
¿La libertad de expresión es absoluta o debe tener límites? Atendiendo al concepto filosófico-moral de libertad, como facultad del hombre para hacer o decir lo que quiera, o sea para hacer el bien o el mal, parece innegable que no sería admisible ninguna coerción previa al ejercicio de esa facultad. Sino entraríamos en el oscuro mundo de la censura, propio de sistemas políticos antidemocráticos. La única censura previa admisible es la de nuestra propia conciencia. Por lo tanto no puede haber barreras para el ejercicio de la libertad.
 
Otra cosa son las consecuencias de ese ejercicio, cuando se han traspasado “líneas rojas”, que deben estar previstas y tipificadas en el código penal de todo estado de Derecho. Y en tal caso la Ley permitirá actuar de oficio a los poderes públicos o bien a instancia de parte mediante interposición de querellas.
 
Y si lo dicho o escrito y publicado vulnera la Ley, al incitar al odio o al atentar contra el honor y la intimidad de las personas, entonces las consecuencias penales deben recaer de forma contundente en los autores. Lo cual, a su vez, debe cumplir la doble función de disuasión para futuras publicaciones delictivas y de ejemplaridad de cara a la opinión pública.

Siguiente pregunta: ¿Cómo debemos entender o interpretar la provocadora viñeta de Charlie Hebdo?
 
Primera interpretación:
Según la redacción del semanario, todos los refugiados varones son musulmanes y todos son potenciales “magreadores” de mujeres. Por consiguiente también el pequeño Aylan Kurdi hubiera entrado en esa categoría, de haber vivido. Las caras de cerdo de los perseguidores harían alusión a las “marranadas” que pretenden cometer.
 
Segunda interpretación:
La redacción del semanario utiliza su cáustica arma satírica, no porque ellos piensen de ese modo, sino como expresión de lo que ellos creen que piensa la derecha cristiana conservadora en Francia y en todo Occidente. Es decir, sería un varapalo contra la derecha xenófoba y egoísta, que se dice cristiana pero que desoye claramente el mandato cristiano del amor al prójimo, de la compasión y solidaridad con el desgraciado.

Aflora la animadversión contra el musulmán, al que se identifica con la Yihad, el terrorismo, el fanatismo y el desprecio a la mujer. El semanario escarnecería así a todos los europeos instalados en el bienestar, a los que repele instintivamente la idea de tener que admitir la entrada en nuestros países de unos refugiados musulmanes que nos odian y encima vejan a nuestras mujeres. Además les ponemos caras de cerdos, para humillarlos aún más con la imagen del animal que más detestan.
 
Tercera interpretación:
Esta sería la peor de todas. La más cruel, venga de quien venga. Como resulta que todos los “moros” son potenciales acosadores sexuales, y el pequeño Aylan habría sido uno más, entonces más vale muerto. Uno menos.
 
En definitiva, cualquiera que haya sido la verdadera intención de Charlie Hebdo al publicar su viñeta, la mera realidad objetiva del texto y de la imagen de los dibujos constituyen ya sin más una repugnante lesión del respeto debido a una víctima inocente. Instrumentalizar la muerte trágica de un niño para blandirla como herramienta satírica con los fines que se quieran, resulta una obscenidad intelectual, que es la peor de todas.
 
Sería curioso saber cómo reaccionarían los periodistas de Charlie Hebdo, si otra publicación, árabe u occidental, hubiese hecho burla explícita del asesinato de sus compañeros a manos de los yihadistas. ¿Lo encajarían como broma aceptable en nombre de la libertad de expresión??

Sólo queda esperar y desear que sobre este libelo caiga el peso de la Ley, si es procedente en Derecho. Y sobre todo, que se le aplique el peor de los castigos: que sus lectores le vuelvan la espalda y tenga que cerrar.
 
Por eso yo proclamo alto y claro: ¡YO NO SOY CHARLIE!!             
 

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google Compartir en Yahoo Compartir en Google Reader

Volver arribaVolver arriba


 1 Comentario
1 | YO NO SOY CHARLIE
antonio | 10/02/2016 | 9:58
Hola Germán, hace un año también yo me sentía Charlie, pero luego reflexionando sobre el tema me pregunté, si la consecuencia de sus chistes saben que será una respuesta asesina, que costarán vidas inocentes, un policía, otro que pasaba por allí y ellos mismos, total creo que 17, ¿tenían derecho a inducir la muerte de inocentes, ...evidentemente NO, por tanto yo no soy Charlie. Un abrazo Antonio
Comentar
Comentario
Título (obligatorio)
Nombre (obligatorio)
E-mail (obligatorio)
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen inferior
     
Acepto la cláusula de privacidad
Normas de uso:

Esta es la opinión de los internautas, no de HechosdeHoy.com

No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes (tanto españolas como internacionales) o que sean injuriantes.

Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tono y de tema.
Viñeta de Charlie Hebdo de enero de 2016. (Imagen: FB)
Noticias relacionadas:

La contraseña, visado de entrada para Twitter, Facebook o Spotify

Los cinco puntos que marcan el precio de una hipoteca

Debería inmolarme con el cinturón de explosivos, pero tengo miedo

Refugiados: Un desarraigo físico, pero sobre todo un terrible desgarro del alma

Publicidad
Publicidad
Germán Loewe
A Vuelapluma
YO VOTÉ A DONALD

Hortera y a mucha honra. Relato vitriólico en vísperas de la toma de posesión

¿TODOS SOMOS LUTERANOS?

500 años de la rebelión de Lutero, una reflexión necesaria en 2017

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Lo más Leído
LA FIEBRE DE LOS OSCAR

Trump moviliza a Melania y The New York Times responde a la Casa Blanca

RESPUESTAS A TRUMP

Mauricio Macri y Mariano Rajoy, una alianza política ante la inestabilidad

VÍA FOTA

Sony Xperia Z5, Sony Xperia Z5 Premium y Sony Xperia Z5 Compact, la gran actualización

Publicidad
Lo más compartido


MOMENTOS ESTELARES

Fernando Tejero, Pablo Milanés, Enrique Rojas, Steve Jobs, y "te extraño"



FUERTES DIFERENCIAS

Luis Videgaray, mensaje de dureza con John Kelly y Rex Tillerson

Síguenos Síguenos en tu Smartphone Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Blogs on fire
LA MÁS SOLIDARIA

Por qué Rihanna es la mejor artista de todos los tiempos

REENCUADRES Y FRAGMENTOS

ARCO: Una crónica con humor y 25 disparos al arte

MOMENTOS ESTELARES

Jesé, Michael Bolton, Képler "Pepe", Búfalo Bill, Levi Strauss, y mi cama y yo

HH Visual Las imágenes más vistas Lo más leído Los últimos blogs
Archivo general
ENERO 2017
Hortera y a mucha honra. Relato vitriólico en vísperas de la toma de posesión
...ver posts de otros meses
 
Publicidad
Faq/Enlaces Mapa web El Tiempo en el Mundo El Tiempo en España El Tiempo en República Dominicana El Tiempo en EE.UU. Callejero Internacional El tráfico en España Traductor Diccionario
Publicidad
© 2017 Media, Marketing & Web S.L. Publicación controlada por Google Analytics Publicidad  |  Aviso Legal  |  Política de privacidad  |  Política de cookies