Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Síguenos
Sábado, 25 de marzo de 2017. Madrid: 16:37 h
hechosdehoy.com

Síguenos:  Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter RSS

  Buscar
Suscríbete gratis
Especiales Tecnología  Redes   |   Tecnología personal   Especiales Ocio y Cultura  Viajes   |   Videojuegos   |   Madrid-Toledo-Barcelona + AVE
Especiales Salud  Innovación farmacéutica   |   Investigación médica   |   Psicología   |   Los retos del Alzheimer
Especiales Enfoques  Empresas y negocios   |   Golf   |   Recetas   |   Relatos
  Comunidad de blogueros

Hasta que la hora detenida en el reloj de arena vuelva al mar

Hoy necesito ver el mar, ver como mis anhelos se dislocan y estallan en espuma, bajo los jirones blancos de una pasión imaginaria que sobrevuela el cielo.

CONTANDO GRANOS
 / Actualizado 8 diciembre 2015 Ampliar el textoReducir el textoImprimir este artículoCorregir este artículoEnviar a un amigo
Desde aquí escucho tu respiración -que es el aliento del océano- desmayado en la humedad sobre un lecho de venenosos peces salvarios, sujetos pasivos que viven bajo mi sombra.

El verbo es infinito.

Hasta que no cuente todos los granos de arena de esta playa no me marcharé, aunque mis pies desnudos se vean obligados a adentrarse mar adentro para seguir contando, y ofrezco mi estela de salitre a los rayos del sol para que se zambullan sobre ella y la borren con brillantes piruetas y saltos. Yo fui una ola, y ahora soy silueta de narval encallado. Quiero que me acaricien con un detector de metales, hasta que zumbe sobre mi improvisada cama, bajo cuya almohada de conchas amontonadas guardo un colmillo de oro.

Después de un tentempié a base de sirena enlatada, parece que mi vientre ruge de placer por sotavento. Ya no tengo palabras, me las robaron las mareas mientras me bañaba entre las olas, fueron los regalos de Neptuno para los niños.

Yo también quiero mi futuro, que me lo ofrezcan en un cofre, bajo llave, y que me digan “esto es tuyo”. Lo llevaré en un redeño a las rocas, el imperio de mi niñez soleada, y lo arrojaré sin mirar siquiera su interior a una pequeña poza donde viven quisquillas, cangrejos y medusas griegas.

El hechizo hipnótico de las Tres Marías –una ola, y después otra más grande, y después la mayor de todas- me embarga y me ayuda a dormir despierto. Una vuelta y otra vuelta, y vuelta a empezar. No recuerdo donde escondí mi ropa y estoy desnudo, dentro de poco la policía de las playas me vendrá a buscar, y tendré que enterrarme en la arena de nuevo, fingiendo que busco hermosas piedras pulidas para decorar la playa con un gigantesco dibujo para los albatros. Bajo el agua dulce de lluvia fina, agua sobre agua, mis piedras brillarán como joyas, y haré un collar para turistas que se mueren por un beso en otro idioma.

Mi impaciencia no se agota, es la perseverancia del mar en su batalla contra la tierra invasora. Para recordar -o todo lo contrario- conjugo el verbo hasta que la hora detenida en el reloj de arena vuelva al mar de donde salió.



 - Enrique Mochales, escritor, poeta y pintor, 1964-2015. Hasta el final de este año estará junto a nuestros lectores. Es nuestro homenaje, el de sus compañeros de Redacción en el diario digital nativo español Hechos de Hoy, a una obra renovadora e inédita que acuñó como Articuento.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google Compartir en Yahoo Compartir en Google Reader

Volver arribaVolver arriba


 Comentarios

Recuerde que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
Comentar
Comentario
Título (obligatorio)
Nombre (obligatorio)
E-mail (obligatorio)
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen inferior
     
Acepto la cláusula de privacidad
Normas de uso:

Esta es la opinión de los internautas, no de HechosdeHoy.com

No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes (tanto españolas como internacionales) o que sean injuriantes.

Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tono y de tema.
Hasta que no cuente todos los granos de arena de esta playa no me marcharé. (Foto: bogenfreund)
Publicidad
Publicidad
Enrique Mochales
Cómo sujetar un cocodrilo
HOMENAJE DE UN BUEN HIJO

"Too Old to Rock "n" Roll, too Young to die"

UNA FALSA ALARMA

Mireusté, mireusté, mireusté

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Lo más Leído
UN ALUD DE CARIÑO

Paloma Gómez Borrero, la periodista icono de la Cadena COPE en Roma

DEBUT DE IAGO ASPAS

La España de Lopetegui golea a Israel y mantiene su liderato

CAPILLA SIXTINA

Foto de familia con Francisco tras seria advertencia a la Unión Europea

Publicidad
Lo más compartido


MOMENTOS ESTELARES

Día de la Meteorología, Nieves Herrero, Peter Haneke y Nuria Roca



ESCENAS DRAMÁTICAS

Redada nocturna en Birmingham tras el terror que golpeó a Londres

Síguenos Síguenos en tu Smartphone Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Blogs on fire
SORPRESA EN TEXAS

Brilla Jon Rahm ante la caída de los dioses del golf en Austin

EL PEOR ENEMIGO

Mario Casas, Blanca Suárez y Carmen Machi en El Bar de Álex de la Iglesia

UN 29,4% PARA LA ROJA

Tu cara no me suena recupera liderazgo, La Voz Kids sigue fuerte

HH Visual Las imágenes más vistas Lo más leído Los últimos blogs
Archivo general
...ver posts de otros meses
 
Publicidad
Faq/Enlaces Mapa web El Tiempo en el Mundo El Tiempo en España El Tiempo en República Dominicana El Tiempo en EE.UU. Callejero Internacional El tráfico en España Traductor Diccionario
Publicidad
© 2017 Media, Marketing & Web S.L. Publicación controlada por Google Analytics Publicidad  |  Aviso Legal  |  Política de privacidad  |  Política de cookies