Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Síguenos
Lunes, 29 de mayo de 2017. Madrid: 07:50 h
hechosdehoy.com

Síguenos:  Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter RSS

  Buscar
Suscríbete gratis
Especiales Tecnología  Redes   |   Tecnología personal   Especiales Ocio y Cultura  Viajes   |   Videojuegos   |   Madrid-Toledo-Barcelona + AVE
Especiales Salud  Innovación farmacéutica   |   Investigación médica   |   Psicología   |   Los retos del Alzheimer
Especiales Enfoques  Empresas y negocios   |   Golf   |   Recetas   |   Relatos
  Comunidad de blogueros
Bakú: De las Flame Towers a callejuelas, bazares y palacios
Una ciudad de grandes contrastes. (Foto: José Antonio Ruiz)

Bakú: De las Flame Towers a callejuelas, bazares y palacios

Esperaba menos y encontré mucho más el país soberano más grande en la región del Cáucaso, localizado entre Asia Occidental y Europa Oriental.

AZERBAIYÁN (I)
 / Actualizado 27 mayo 2017 Ampliar el textoReducir el textoImprimir este artículoCorregir este artículoEnviar a un amigo
“La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida…” rezaba la gran canción salsera “Pedro Navaja” de Rubén Blades (Bleids para los amigos) y una sorpresa es lo que supuso para mí este país. En una palabra: “¡Mencantó!”. Esperaba menos y encontré mucho más y espero tener la oportunidad de volver algún día.

También es cierto que, aparte de las bondades que pueda ofrecer cualquier lugar, son las experiencias allí vividas las que lo posicionarán finalmente en nuestro ranking de preferencias.



Azerbaiyán tuvo para mí un poco de todo y se posicionó, sin duda, más alto de lo que imaginé antes de llegar. Pues venga, dejamos las maravillosas Cataratas de Iguazú en Argentina y Brasil y volamos muy lejos… hasta el Cáucaso. ¡Adelante!

En este blog ya hemos viajado a esta región en la que disfrutamos de Armenia y Georgia. El artículo de este último terminaba con esta frase: “Yo, tras unos cuantos días intensos en Georgia, me dispuse a ir a Azerbaiyán en el tren nocturno donde me esperaban… el hombre de una sola pierna, la azerí de tierna mirada y el militar georgiano destinado al más allá…”.



Es el punto ideal para comenzar el relato que hoy os traigo porque, evidentemente, la experiencia comenzó precisamente aquel día, en ese tren, en un compartimento con cuatro literas. El hombre de una sola pierna, que había perdido la otra hacía pocos años por la picadura de una serpiente, era una una persona muy simpática y muy viajada que decía cosas tales como “cuando el pelo de mi pecho era negro…”.



Era una fuente inagotable de conocimiento y pudimos conversar sobre historia, geografía, la vida… No estaba casado y no tenía hijos pero había adoptado a 15, vivía viajando y comencé a ver ciertos parecidos conmigo. Avanzada la conversación llegué a pensar: “¿Es este hombre en lo que me convertiré yo dentro de 20 años?”. Era una gran tipo pero a mí me gustaría conservar las piernas, la verdad. No obstante, en un momento determinado dijo: “Nunca he visto una mujer desnuda…”. No sé si hablaba metafóricamente pero… yo alguna foto he visto… Así que creo que muy parecido no voy a ser (¡o espero que no mucho en ese aspecto!).



También estaba allí la azerí de tierna mirada que intervenía en la charla aunque principalmente nos miraba ensimismada entornando los ojos. Hablaba con una dulzura tan intensa e inusual que, por momentos, me daban ganas de darle un abrazo de oso y pedirle matrimonio.

En la última litera se encontraba el militar georgiano que nos miraba a todos con curiosidad y nos hablaba de su mujer y de cómo quería trabajar duro para que su familia tuviera lo mejor. En fin, todo fantástico hasta que mi nuevo amigo de 15 hijos adoptados y “one leg” empezó a cantar La Cucaracha (en español, ¿eh?) a grito pelao y, de repente, nos dimos todos la vuelta y nos pusimos a roncar sonoramente. Yo pensaba que me despertaría ya de día en un nuevo país pero no… A una hora indeterminada de la noche, nos despiertan a portazos las autoridades fronterizas de Azerbaiyán. Cuando entraron en el compartimento me señalaron y me llevaron a un compartimento aparte… Qué misterio…



Una vez allí, dos uniformados con pinta de espías de la guerra fría portando maletines grises me piden el pasaporte y me preguntan: “¿Ha estado usted en Armenia?”. A lo que respondí: “Sí”. Y siguieron: “¿Qué partes exactamente de Armenia?”. Y yo: “Pues por aquí, por allá…”. “¿Tiene usted otro pasaporte escondido?”. “No, señor oficial”. Acto seguido me revisaron la maleta a conciencia, me hicieron una foto y abrieron su maletín. Era un portátil de esos de película desde el que el malo controla armas o cuentas bancarias en Suiza.



Empezaron a meter datos, esperamos, más datos, esperamos… Me miró fijamente, extendió su mano solemnemente con mi pasaporte en ella y dijo: “Bienvenido a Azerbaiyán”.



Ellos lo que buscan es saber si has estado en Nagorno Karabaj que es una zona controlada por Armenia dentro de territorio azerí (y eso no les gusta, claro). Un lugar muy sensible que ha traído guerras y muertes en los últimos años. Si descubren que lo has visitado, te sacan del tren y te mandan de vuelta (o se pone tensa la cosa…). En la maleta no buscan cartones de tabaco de contrabando sino especialmente evidencias que indiquen que mientes.



Ahora sí, tocaba dormir entre ronquidos y olores pero el premio estaba cerca. Amanecimos y observamos un paisaje desértico, pozos petrolíferos, montañas… por kilómetros y kilómetros y, por fin, Bakú, la capital.



¡Bieeeeen! Lo primero que hice fue ir a un hostel que estaba petao… pero petao, petao. Tuve que entrar pisando mochilas y algún pie. No había sitio ni para sentarse y de pie tuve que esperar a que me despejaron una cama. Cuando por fin me pude tumbar, me di cuenta de que, en una de las literas, había un paquistaní que me miraba permanentemente. No por que le pareciese guapo sino porque, como pude constatar con el paso de los días, siempre estaba ahí, en su cama sentado (ya os digo que no había otro sitio donde sentarse) mirando lo que ocurría a su alrededor y eso, pues era yo.



Tras una buena siesta, me dispuse a explorar los encantos capitalinos. Dejé la mirada omnipresente de mi nuevo amigo paquistaní y salí hambriento de conocimiento.

Callejeando, callejeando, llegué a una placita del casco antiguo donde leí: “Visita a pie por la ciudad” y me fui a apuntar para que me contaran un poco de su historia. No apareció ningún otro visitante que hablase inglés (mucho menos español, claro) así que tenía una flamante guía para mí solo.



Reconozco que yo me centro más en las experiencias de la gente, en cómo vive, en qué hace los fines de semana, en qué sienten… que en saber todos los datos de cada monumento o lugar de interés. La guía se empeñaba (y lo entiendo) en cosas como: “En el siglo tal, tal, llegó Pascual y bla, bla, bla…”. Que está muy bien pero le dije que me contara cosas de la vida allí pero decía: “¡Ah! Claro pero en el siglo bla, bla… zutano… tal, tal… y apareció mengano ble, ble y… entonces la fortificación… blu, blu”. Como si me fuera a acordar. Fue imposible aunque le pude sacar algunos datos…
Son gente muy amable.



En Azerbaiyán hay petrodólares y se nota. Un país variopinto a orillas del Mar Caspio en el que la historia convive con una impresionante arquitectura de vanguardia. El contraste con Armenia y Georgia es brutal. Mientras que en éstos te sientes más en Europa que en Asia, aquí es al revés. Tienes la sensación de estar en Oriente Medio de alguna forma y esa sensación se hace evidente en el casco antiguo de la ciudad que es una verdadera preciosidad.



Callejuelas, bazares, fortificaciones, palacios y, de fondo, el esplendor de la modernidad, los edificios de espejos, las grandes avenidas, el mar… Edificios como las “Flame Towers”, especialmente de noche, son realmente espectaculares. ¡Pero no todo es Bakú en este país! Así que la semana que viene seguimos para contaros mis experiencias (algunas de traca) y descubriros lugares que son, cuando menos, de lo más particular.

¿Te gusta TravelZungu? ¡Compártelo!

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google Compartir en Yahoo Compartir en Google Reader

Volver arribaVolver arriba


 Comentarios

Recuerde que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
Comentar
Comentario
Título (obligatorio)
Nombre (obligatorio)
E-mail (obligatorio)
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen inferior
     
Acepto la cláusula de privacidad
Normas de uso:

Esta es la opinión de los internautas, no de HechosdeHoy.com

No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes (tanto españolas como internacionales) o que sean injuriantes.

Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tono y de tema.
Noticias relacionadas:

Cataratas de Iguazú, accesibles, espectaculares e imponentes

De Chichicastenango a Tikal: Mercados, lagos y ruinas mayas

Publicidad
Publicidad
José Antonio Ruiz
TravelZungu
ARGENTINA-BRASIL

Cataratas de Iguazú, accesibles, espectaculares e imponentes

VIAJE CON RIESGO

República de Guinea, el Ébola y sólo faltó Dustin Hoffman

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Lo más Leído
ABANDONO DE SERVIÁ

Ni en la Indy 500 Fernando Alonso se salvó de la maldición de Honda

VENCEDORES EN CANNES

Sofia Coppola, Joaquin Phoenix, Diane Kruger, y The Square

LOS BIOMARCADORES

¿Cuándo aumenta el riesgo de padecer la enfermedad de Parkinson?

Publicidad
Lo más compartido


MOMENTOS ESTELARES

Día del Celíaco, Ana Blanco, Rosa Díez y María José Campanario



DECORADA CON GAMBAS

Fideuá con pescado y calamares, un plato cada vez más popular

Síguenos Síguenos en tu Smartphone Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Blogs on fire
EN DOS ORILLAS

Dos campeones: en Wentworth Alex Noren y en Fort Worth Kevin Kisner

MOMENTOS ESTELARES

John F. Kennedy, Lara Álvarez, Carmelo Anthony, Chesterton y fotomatonazo

TODO MUY PICADO

Divertido plato de huevos rellenos con gambas y jamón

HH Visual Las imágenes más vistas Lo más leído Los últimos blogs
Archivo general
MAYO 2017
Bakú: De las Flame Towers a callejuelas, bazares y palacios
Cataratas de Iguazú, accesibles, espectaculares e imponentes
República de Guinea, el Ébola y sólo faltó Dustin Hoffman
República de Guinea: ¡Ay Conakri de mis amores!
ABRIL 2017
De Chichicastenango a Tikal: Mercados, lagos y ruinas mayas
Guatemala: una sinfonía de millones de colores y sensaciones
Bora Bora, estereotipo de paraíso terrenal y de turismo a dos velocidades
Bora-Bora, una isla de marca, experiencia o también imaginación
...ver posts de otros meses
 
Publicidad
Faq/Enlaces Mapa web El Tiempo en el Mundo El Tiempo en España El Tiempo en República Dominicana El Tiempo en EE.UU. Callejero Internacional El tráfico en España Traductor Diccionario
Publicidad
© 2017 Media, Marketing & Web S.L. Publicación controlada por Google Analytics Publicidad  |  Aviso Legal  |  Política de privacidad  |  Política de cookies